Mal equilibrado de ruedas: causas y soluciones

Un mal equilibrado de ruedas no solo tiene influencia en los propios neumáticos, sino que la seguridad durante la conducción se puede ver comprometida por sus efectos. Y es que tan importante es un correcto recalibrado de los sistemas ADAS del vehículo tras la sustitución del parabrisas, como llevar las ruedas bien equilibradas para que la seguridad sea efectiva.

Si notas una vibración del volante que se acrecienta con el aumento de la velocidad, una de las causas que puede provocar dicha vibración es un mal equilibrado de ruedas. Es una de las tareas más básicas en el mantenimiento de un vehículo, y no hacerlo puede desembocar en otros problemas más graves que comprometan una correcta circulación en carretera.

¿Por qué se desequilibran los neumáticos?

Un neumático no es una pieza única. Sino que está formado por multitud de partes que funcionan al unísono para que la durabilidad, resistencia y seguridad sean máximas y funcionan al unísono con el resto de elementos del vehículo. Por ello, su peso no es homogéneo en todas sus partes. Para corregirlo y que la calidad de la conducción sea la idónea, los fabricantes introducen contrapesos para evitar que existan diferencias de masa entre unas zonas y otras.

Causas de unas ruedas mal equilibradas

Por si te lo estás preguntando, descompensar esto no es tan complicado como crees. Son varias las formas de hacerlo:

  • Un simple bordillazo que ocasione un impacto en llanta o goma.
  • Una frenada fuerte.
  • Pasar a través de un badén de forma brusca o muy rápido.
  • Averías o un mal funcionamiento del sistema de amortiguación por otras causas.
  • Neumáticos en mal estado.
  • Una instalación deficiente de neumáticos y/o llantas.

Como podemos comprobar, una acción de lo más simple puede derivar en un unas ruedas mal equilibradas, lo que nos obligará a calibrar las ruedas del coche de nuevo. Si notamos que durante la circulación puede estar comprometida la seguridad, debemos parar inmediatamente y señalizar el vehículo con un elemento de visualización en carretera como Help Flash.

 

 

Consecuencias de un mal equilibrado

Ya hemos visto que la principal consecuencia de un incorrecto equilibrado de los neumáticos del coche son las vibraciones, pero circular de forma habitual con unas ruedas mal equilibradas también aumenta la probabilidad de sufrir un accidente. Estas son las consecuencias más importantes.

Mayor desgaste de los componentes

Las vibraciones nunca tienen buenas consecuencias. Un aumento de las mismas siempre puede traer asociado un mayor estrés de otros elementos como la dirección o el sistema de amortiguación, que sufrirán este un desgaste mucho mayor. ¿Sufres cuando circulas por una carretera llena de baches? Pues es lo que ocurre con unas ruedas mal equilibradas.

Reducción del confort

Las vibraciones a la hora de conducir no le gustan a nadie. Te obligará a sujetar el volante con más fuerza y a no afrontar la circulación con el vehículo con la tranquilidad necesaria, además de aumentar tu nivel de estrés al volante. Y para el resto de ocupantes del vehículo, supone una reducción considerable del confort.

Desgaste irregular de las ruedas

Si un neumático no tiene un peso distribuido de forma regular, su rodadura no será uniforme y por tanto no se desgastará igual en toda su superficie. Esto derivará no solo en las ya mencionadas vibraciones al conducir, sino en problemas de seguridad como probables aumentos en la distancia de frenada o una menor adherencia. Un combo que debemos evitar. Si te preocupa el estado de tus ruedas, saber cuando es el mejor momento para cambiar tus neumáticos, te salvará de muchos futuros problemas. 

¿En qué consiste el equilibrado del neumático?

Para solucionar todos estos problemas derivados de un mal equilibrado de ruedas, se lleva a cabo precisamente un nuevo proceso de equilibrado llevado a cabo por manos expertas. En este caso, se busca la correcta colocación del neumático sobre la llanta. Así como de unos pequeños contrapesos, que en su conjunto hagan que la rueda gire de forma homogénea y eliminando posibles fuerzas e inercias que afecten al giro.

Este proceso debe ser realizado en un taller mecánico o especializado en neumáticos. Debido a que requiere de una máquina equilibradora que marque los puntos exactos en los que deben ser colocados los contrapesos. Y, pese a que no siempre se lleva a cabo cuando se cambian los neumáticos, es recomendable llevarlo a cabo junto a su alineado. De esta forma la seguridad en la conducción será óptima y existirá un desgaste regular desde el primer momento.

¡Únete a la conversación! (0)


Puede que también te interese

Guía para pagar el impuesto de circulación (IVTM)
 El Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) representa una contribución esencial para los propietarios de vehículos, ya que su pago es condición indispensable para l...
Rueda de la galleta: características y funciones
La comprensión de los componentes de un vehículo no solo enriquece el conocimiento automotriz, sino que también promueve la conducción segura y el mantenimiento eficiente del au...