Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

5 errores por los que tienes que cambiar de parabrisas antes de tiempo

cambiar parabrisas - recomendaciones
Como el resto de elementos de tu coche, quieres que dure el mayor tiempo posible en perfectas condiciones. Pero tienes que cambiar de parabrisas antes de tiempo porque, a diario, y sin saberlo, cometes algunas acciones que van directamente en su contra. En Carglass te invitamos a conocerlas para que sepas cómo evitarlas.
  • No circulas a la distancia de seguridad. Además de ser una costumbre que deberías poner en marcha cada vez que conduzcas tu vehículo en carretera, llevar tu coche a la distancia de seguridad indicada por la ley es útil para evitar que la gravilla produzca impactos en el parabrisas. La gravilla es, precisamente, la principal razón para tener que reemplazar la luna delantera o cambiar de parabrisas. 8 de cada 10 impactos son causados por ésta. Y puede saltar en el momento en el que menos te lo esperas. Si el que está delante no es un turismo, sino un camión de transporte de mercancías, puede llevar una carga que puede, además, tener pequeñas fugas, lo que debería aumentar nuestras alertas.
  • Olvidas los cambios bruscos de temperatura. Si las lunas del coche están heladas o cubiertas de nieve, y tienes en ella algún impacto, aunque te parezca de poca importancia, no es una buena idea cubrirlas con agua caliente. Aunque pueda parecer una solución rápida y sencilla, sobre todo cuando se tiene prisa, puede provocar la rotura del cristal debido al contraste repentino. Por otra parte, recuerda que, con un impacto en el parabrisas también es un riesgo añadido tratar de descongelarlo aplicando la calefacción del coche al máximo. Puede que eso te ayude a caldear el habitáculo, pero el cristal puede quebrarse por completo. Además de hacerlo de un modo progresivo, no es aconsejable dirigir los difusores de aire directamente al parabrisas.
  • Aunque sufres un impacto, tardas en llamar al taller. Es más común de lo que se piensa que un impacto de poca importancia termine derivando en un problema mayor, que obligue a sustituir el parabrisas al completo. Los vidrios del coche tienen influencia directa en su resistencia, lo que los convierte en un elemento estructural básico en cuanto a seguridad del automóvil. Si se produce un fuerte impacto y el coche llega a volcar, los cristales, entre ellos el parabrisas, serán en buena parte responsables de soportar el peso.
  • Mantienes en uso las escobillas aunque estén deterioradas. ¿Cuándo fue la última  vez comprobaste el estado de las escobillas de tu coche? Si están estropeadas pueden rayar tu parabrisas. Esto puede deberse a su antigüedad, a que un uso intensivo las haya estropeado o, incluso, a que se hayan podrido debido a la humedad o las heladas, en especial si vives en un lugar en el que son comunes las bajas temperaturas. No esperes a que sea demasiado tarde para cambiarlas.
  • Usas productos poco adecuados para su limpieza. Dejar el parabrisas en perfectas condiciones de limpieza es una medida que, además de mejorar la estética, contribuye a mejorar la visibilidad y, por lo tanto, mejora la seguridad. Pero debes tener cuidado con cómo retiras la suciedad y los mosquitos. En primer lugar, ablanda la superficie con agua templada antes de aplicar ninguna esponja. Utiliza siempre productos específicos (puedes encontrar de muchos tipos en el mercado) y renuncia a estropajos y a esponjas duras, porque podrás rayar el cristal.
Viaja seguro con tus cristales en perfecto estado gracias al servicio de reparación de lunas de Carglass. ¡Pide cita ahora!
Deje un comentario

Post Similares