¡Buen Viaje!
¿Te gusta viajar? ¿Eres de los que se lanzan a la aventura de explorar nuevos lugares? En ¡Buen viaje! te ofrecemos rutas y planes en coche, trucos de ahorro y consejos de mantenimiento para disfrutar de un viaje inolvidable.

¿Qué es un híbrido enchufable?

cargar un híbrido enchufable

La búsqueda de nuevas formas de transporte más eficientes y sostenibles, que tengan menos impacto en el medio ambiente, han hecho que relacionemos a los coches y otros vehículos con términos como “híbrido” o “eléctrico”. La oferta actual de este tipo de coches ya es muy amplia, y todo apunta a que con el paso del tiempo serán ellos los que dominen el mercado.  

Si te has planteado cambiar de coche recientemente, y entre las opciones está pasarte a un tipo de combustible con menos emisiones, seguro que has visto las diferentes opciones entre híbridos y eléctricos. Sin embargo, existe otro tipo que puede hacerte dudar: el híbrido enchufable, y que tiene unas características especiales y ventajas en función de tus necesidades.

Funcionamiento de un híbrido enchufable

Un coche híbrido enchufable o también llamado PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle) es un vehículo compuesto normalmente de dos motores: uno eléctrico y otro de combustión que puede ser tanto de gasolina como de diésel. Además, este tipo de coches cuentan con una caja de cambio automática por lo que no tienen embrague.

La batería de gran capacidad con la que cuenta es recargable y permite que el coche funcione como uno eléctrico mientras esta disponga de carga. Cuando la batería baja hasta un porcentaje concreto, es entonces cuando entra automáticamente en funcionamiento el motor de combustión y el coche pasa a establecer el modo híbrido. 

La forma de realizar la recarga de tu híbrido enchufable es exactamente igual que la que harías con un coche eléctrico y es que el vehículo cuenta con un enchufe específico que puede estar en casa, o bien, en un espacio público acondicionado para ello. Por otro lado, también podrás acumular energía en la batería mientras conduces a través, por ejemplo, de las frenadas -siempre como una opción más de carga y no única, ya que no es la forma más eficiente-. Es por ello, que si conduces un coche PHEV podrás decidir hasta cuatro niveles de frenado con el objetivo de acumular mayor o menor energía en la batería. 

Ventajas de los coches híbridos enchufables

Una de las principales ventajas de tener un híbrido enchufable es que le corresponde, exceptuando contadas ocasiones, la etiqueta CERO emisiones de la DGT y con la cual se obtiene, según la normativa de cada municipio, el libre acceso a zonas urbanas y periferias, donde se han establecido zonas de circulación exclusivamente para vehículos con bajas emisiones. En este sentido, también se da acceso a carriles de alta ocupación como el BUS VAO aunque solo haya una persona en el coche. 

Por tanto, esto nos deja un coche que permite una conducción más respetuosa con el medio ambiente, que ayuda a minimizar también la contaminación acústica en las ciudades omitiendo cualquier ruido de motor pero, a su vez, conservando la mayoría de las prestaciones de un de combustible tradicional, ya sea gasolina o diésel. En este sentido, la respuesta del coche al acelerar es inmediata. 

qué es un híbrido enchufable

Otra de las ventajas de un híbrido enchufable es que se puede decidir en todo momento si prefieres conducir solo con el motor eléctrico, siempre que la batería esté cargada suficientemente, o de forma híbrida. Para ello, se pone a disposición del conductor un vehículo que podrá o no activar en función de sus necesidades. 

En caso de querer circular exclusivamente con el motor eléctrico, otra de las ventajas de los híbridos enchufables al tener este segundo motor de combustión, es que permiten una mayor autonomía cuando la batería se descarga. Así, este momento no será una urgencia y no deberás preocuparte de encontrar lo más rápido posible un punto de recarga. 

Mejor para desplazamientos diarios cortos

Si en tu día a día el uso diario que le das al coche es especialmente urbano, es decir, que los trayectos que realizas son por ciudad o en su defecto cortos, como podría ser entre algunos pueblos cercanos, el híbrido enchufable es una buena opción. El hecho de circular a baja velocidad gasta menos electricidad, pero también se le añade la particularidad de que suelen haber más frenadas y que, por tanto, se puede ir recargando lentamente la batería.

Un coche híbrido enchufable (PHEV) tiene una autonomía eléctrica aproximada de unos 40 km, aunque siempre dependerá del modelo, ya que existen algunos que pueden llegar hasta 80 km. Por ello, hay que valorar que si el uso del vehículo va a ser ese, el consumo de carburante será muy poco o ninguno, con el pertinente ahorro que eso significa. 

En definitiva, si en tu día a día los desplazamientos que realizas son inferiores a 100 km, el híbrido enchufable puede ser ideal, ya que en caso de que en ocasiones puntuales puedas necesitar de desplazamientos más largos, no tendrás que buscar rápidamente un lugar dónde cargarlo si no que te permitirá llegar más lejos y con más tranquilidad a tu destino. 

Deje un comentario

Post Similares