OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

Multa por quedarse sin gasolina: ¿Qué consecuencias tiene?

Multa por quedarse sin gasolina.

Un despiste o una mala planificación puede llevarte a que tu coche se quede parado en mitad de la carretera porque ya no le queda más gasolina o diésel en el tanque de combustible. Pero, ¿te pueden poner una multa por ello?

Sí y no. Para explicarlo, debes estar atento a este artículo donde lo vamos a explicar todo.

Lo primero que debes saber es que el Reglamento General de Circulación no te va a sancionar de ningún modo explícitamente por el hecho de quedarte sin gasolina, pero sí puede que recibas una multa, incluso más de una, por las actuaciones que cometas al quedarte sin gasolina.

¿Qué multas puede tener un conductor al quedarse sin gasolina?

Si te has quedado sin gasolina en el coche y has tenido que dejarlo estacionado en mitad de la carretera, puedes ser sancionado con multas que pueden llegar hasta los 3.000 euros.

Según el Reglamento General de Circulación, “la parada o el estacionamiento de un vehículo en vías interurbanas deberá efectuarse siempre fuera de la calzada, en el lado derecho de ésta y dejando libre la parte transitable del arcén”. Y no solo eso, ese estacionamiento debe realizarse de tal manera que el vehículo en cuestión no obstaculice la circulación ni constituya un peligro para la seguridad vial.

Si no has podido realizar nada de esto porque tu coche ha empezado a ahogarse y se ha quedado detenido en mitad de la carretera, estas son las multas que te pueden poner:

Las multas

Situación límite al tener que realizar maniobra peligrosa 200 euros
Estacionamiento indebido del vehículo 200 euros
Comprar combustible en la gasolinera y sin estar envasado correctamente 3.000 euros

¿Qué hacer cuando se queda detenido el vehículo sin gasolina?

Si no has podido retirar el vehículo de la calzada, puedes prever la multa que te van a poner. Pero, además de eso, debes hacer todo lo posible para evitar que ocurra un accidente en la vía. Para ello, debes:

  • Colocar los triángulos de señalización, que siempre debes llevar contigo, o el Help Flash que dentro de poco será obligatorio En caso de no hacerlo, serás sancionado con 80 euros.
  • Una vez que salgas del vehículo para colocar los triángulos de señalización, has de hacerlo con el chaleco reflectante para que los demás conductores detecten tu presencia. De no ser así, serás sancionado con 200 euros más.

Una vez que has hecho todo esto, tienes dos opciones:

  • Llamar a la asistencia en carretera y preguntar si la póliza de seguros que tienes contratada te cubre este incidente, para saber si tendrá un coste adicional el transporte de la grúa.
  • Acudir a la gasolinera más cercana si ha dado la casualidad que tu coche se ha detenido cerca de una estación de servicio. Pero siempre has de hacerlo adecuadamente, para que no te caiga la peor multa: llevar la gasolina en un bote que no está homologado y que sobrepase la cantidad establecida.

Conducir en reserva y sus inconvenientes

Muchas veces te has montado en el coche y has visto que está en reserva. Pero no le das importancia, ya que tienes el suficiente combustible para acudir a tu destino sin agotarlo. Y ese mismo proceso lo haces una y otra vez, creyendo que no va a tener consecuencias para tu vehículo.

Pero estás equivocado. Los vehículos pueden sufrir grandes daños si se circula en reserva de manera constante. De hecho, pueden ocurrir dos cosas:

  • Las impurezas que quedan del líquido del combustible se alojan en el poso, y estas son las que dañan el interior del motor, lo que puede provocar que vaya deteriorándose poco a poco, hasta que se rompa.
  • Si conduces en reserva a menudo, la bomba tendrá que hacer más fuerza para ir tirando con el poco combustible que llevas, por lo que, poco a poco, se irá dañando hasta romperse.

Revisa siempre tu coche

La recomendación básica, que se hace desde la primera clase de autoescuela, es revisar todos los contadores para saber si cuentas con el combustible suficiente para llegar al destino y no ir en reserva. Y de no ser así, acudir a la gasolinera más cercana para llenar el depósito.

Debes tener en cuenta algo básico si te has quedado sin combustible: si se llena de nuevo un coche que sea de gasolina, sí podrá arrancar de nuevo; pero, si es uno de diésel, puede que no sea así ya que será necesario purgar el circuito. Como consecuencia, tendrás que llevarlo al taller. Y, al final, saldrá más caro el collar que el perro.

Recuerda realizar periódicamente una revisión del coche, sobre todo si tienes pensado realizar un viaje largo.

Deje un comentario

Post Similares