OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

4 coches con dos motores nacidos antes de la era híbrida

Uno de los coches con dos motores más famosos

Cuando en pleno 2021 nos hablan de coches con dos motores, el primer pensamiento que nos acude a la cabeza son los actuales vehículos híbridos repletos de sistemas ADAS. Que actualmente los coches de este tipo tengan dos motores lo consideramos algo muy normal, e incluso nos encontramos con varios tipos de hibridación eléctrica: vehículos microhíbridos, Mild Hybrid, Full Hybrid o híbridos enchufables…todo depende de su funcionamiento y el tamaño de esa doble motorización y sus sinergias.

Sin embargo, aunque ahora todos conozcamos con mayor o menor detalle cómo funciona un coche híbrido, hace unos años este concepto de coches con dos motores era algo más común de la competición entre ingenieros que de la vida normal. 

Añadir otro motor adicional de combustión al coche ahora no estaría muy bien visto debido a las restricciones medioambientales en favor de nuestro planeta, pero durante algunos años fue la solución prevista para dotar al vehículo de potencia adicional o maniobrabilidad 4×4. ¿Cuáles fueron los coches con dos motores más famosos?

Citroën 2CV Sahara

Uno de los coches más famosos de la historia (prácticamente cualquier aficionado al motor sabría reconocerlo) es también uno de los coches con dos motores más desconocidos. Los ingenieros de Citroën se pusieron a pensar en 1960 cómo mejorarlo -aún más- y llegaron a la conclusión de que si contaba con tracción 4×4 sería el coche perfecto (suponemos en este humilde blog, poniéndonos en la piel de esos genios trabajando).

¿La solución para conseguirlo? Añadir un motor de 435 cc en cada eje del coche para que este pudiera funcionar con tracción 4×4 o tan solo con la delantera. Además, contaba con dos cajas de cambio accionadas con una única palanca de cambio, así como un depósito de combustible por motor. 

Alfa Romeo 16C Bimotore

Algunos lo consideran el primer Ferrari de la historia, pese a que no fue hasta la década de los 40 cuando Ferrari construiría íntegramente y de forma oficial su primer vehículo. La historia que coloca a este Alfa Romeo 16 Bimotore como uno de los coches con dos motores más famosos lleva precisamente impreso el nombre de Enzo Ferrari: ante el dominio alemán del automovilismo europeo, Alfa Romeo se propuso recuperar el liderazgo con esta bestia de la mano del fundador de Ferrari, por entonces brazo ejecutor del departamento de competición de Alfa Romeo.

Eran dos motores de 8 cilindros en línea de 3,1 litros, con uno en la parte delantera y otro gemelo tras el piloto comandados por una única caja de cambios de tres velocidades, que conseguían un total de 540 CV de potencia. Sin embargo, contaba con diversos problemas relacionados con su peso y el consumo de combustible: bebía sin remedio y superaba el peso máximo establecido para los GP europeos. Solo se construyeron dos unidades, de las que tan solo una ha sobrevivido hasta nuestros días.

SEAT Ibiza Bimotor

Es uno de los coches más vendidos en la historia de nuestro país, y prácticamente todos conocemos cada una de sus versiones a lo largo de los años. Pero lo que muchos no saben es que el SEAT Ibiza fue también uno de esos coches con dos motores producto del ingenio de los ingenieros, valga la redundancia. 

Fue un prototipo ideado en los años 80 para correr en la competición de Rally de la época. Con dos motores gemelos de 125 CV cada uno colocados en la parte delantera y trasera del coche, el SEAT Ibiza Bimotor alcanzaba los 250 CV en total. Sin embargo, tampoco estaba exento de problemas: los pilotos descubrieron que era difícil conseguir una refrigeración adecuada del motor trasero, y la sincronización entre ambos motores no era la mejor. Hoy, disfruta de un merecido descanso en la colección histórica de SEAT.

MINI Twini

En MINI llevan muchísimos años desarrollando sus modelos para la alta competición. En el caso que nos ocupa, el MINI Twini nació en 1963 con el objetivo de disputar la Targa Florio, una de las carreras de automovilismo más famosas de Italia. Los ingenieros de la marca decidieron sumarse al grupo de coches con dos motores añadiendo un segundo propulsor de forma sincronizada al ya existente.

De nuevo, se demostró que los problemas de refrigeración del motor trasero eran algo común en este tipo de vehículos, además de una falta de sincronización entre propulsores que volvemos a ver en este modelo. El MINI Twini culminó la carrera en la posición 27ª, y MINI no volvió a realizar experimentos con un segundo motor.

Deje un comentario

Post Similares