OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo funciona un coche híbrido?

Cómo funciona un coche híbrido

El avance tecnológico nos ofrece una gran cantidad de opciones para cuidar el medio ambiente y nuestro bolsillo. El sector del automóvil no para de reinventarse y, desde hace unos años, ha sacado al mercado unos modelos de coche que se encargan de simplificar nuestra conducción, de cuidar el medio ambiente al reducir sus emisiones y de velar por nuestro ahorro. Los coches de los que hablamos son los ya tan conocidos híbridos. Pero, ¿sabemos cómo funcionan? ¡Nosotros te lo contamos! 

Un coche híbrido es aquel que tiene dos motores de distinta naturaleza. Son el resultado de combinar un motor de combustión tradicional con uno eléctrico puro. De esta forma, el sistema de propulsión emplea dos fuentes de energía diferentes: la gasolina y la electricidad. No obstante, también puede combinar diésel, gas natural comprimido o gas licuado del petróleo. Sea como fuere, son la antesala de los coches eléctricos e, incluso, suelen ser una mejor opción. 

La tecnología avanza muy rápido en el sector de motor, lo vemos con los coches híbridos y con nuevas implementaciones de seguridad, como los Sistemas ADAS de ayuda a la conducción.

Cuando decimos que cuidan el medio ambiente es porque cuentan con la etiqueta ambiental ECO de la DGT, lo que garantiza circular por cualquier núcleo urbano sin emitir contaminación. Además de aportarnos una conducción sostenible, también es más económica puesto que el uso de combustible es muy reducido y la electricidad se recarga con el propio movimiento del vehículo, aunque en algunos casos son híbridos enchufables. 

Los híbridos suelen ser coches automáticos y pueden ser de doble embrague, de convertidor de par o de tipo CVT. El sistema de propulsión es autónomo, lo que significa que no hay que activar o desactivar el funcionamiento en eléctrico o en gasolina, el propio vehículo gestiona las transiciones, aunque en algunos modelos existe la opción de que el conductor elija el modo de conducción. 

¿Cómo funciona un coche híbrido?

La principal característica de los híbridos (además de la presencia de dos motores diferenciados) es que tienen dos baterías. Por un lado, nos encontramos la batería híbrida que alimenta al motor eléctrico y, por el otro, la tradicional de 12 voltios que manda energía a los sistemas más básicos del coche y arranca el motor de combustión. 

La batería del motor eléctrico funciona siempre que tenga la carga suficiente y se cumpla con el límite de velocidad máxima a la que puede llegar. Si estas premisas no se cumplen, entra en juego el motor de combustión, pudiendo funcionar de forma conjunta con el de tracción eléctrica o él solo.  Para elegir una alternativa más limpia a los combustibles tradicionales, podemos elegir entre un coche eléctrico o híbrido, conociendo bien cómo funciona casa uno de ellos.

Tipos de coches híbridos

El mecanismo de los coches híbridos es muy sencillo y funciona de diferentes maneras, en función del modelo de coche. La primera opción es que el sistema de propulsión permita que el motor de gasolina mueva las ruedas; la segunda es que lo haga el motor eléctrico; y la tercera es que lo hagan ambos. A continuación, te contamos los tres tipos de híbridos según su funcionamiento: 

Híbrido en paralelo

Es el modelo en el que ambos motores funcionan a la vez para dar fuerza a la transmisión. Cuenta con dos propulsores que interfieren en las ruedas; o dicho de otra manera, ambos motores pueden propulsar simultáneamente al veículo. Es el tipo de híbrido más sencillo y se conocen como semi-híbridos. No son tan eficientes como otros modelos, pero sí son una mejor opción ambiental que los vehículos convencionales. 

Híbrido en serie

Este tipo de híbrido funciona con una tracción siempre eléctrica. En este caso, el motor de combustión solo se encarga de generar electricidad y de recargar la batería hasta que se llene; es decir, el motor tradicional no tiene conexión mecánica con las ruedas. En definitiva, es un coche eléctrico con un motor adicional que únicamente se encarga de recargar la batería para aumentar su autonomía, sin intervenir en la tracción. Su misión es generar electricidad para que el motor eléctrico mueva el vehículo y, cuando cumple su cometido, se desconecta automáticamente.  

Híbrido combinado o full-hybrid

Esta tipología es como la de serie, con a diferencia de que en esta ocasión el motor de combustión también interviene en la tracción del vehículo. En este sentido, podemos afirmar que se combinan los dos motores y que ambos establecen conexión mecánica con las ruedas. Que entre en juego un motor u otro será determinado por el tipo de conducción y el cambio se realizará de forma automática sin que el conductor tenga que intervenir. 

Estos coches funcionan con el impulso de cualquiera de sus motores y, además, llevan integrados un sistema de gestión que determina de manera automática cómo y qué motor usar para hacer la conducción eficiente. En este sentido, para momentos en los que la circulación es más lenta y hay un mayor volumen de tráfico, será el motor eléctrico el que lleve a cabo la tracción. En cambio si se aumenta la velocidad, entrará en juego el motor térmico garantizando una mayor potencia

Asimismo, cuentan con dos baterías que se encargan de almacenar la electricidad recibida de ambos motores para luego distribuirla cuando sea necesario. La forma de recargar estas baterías es a través de un generador que recupera la energía al activar el sistema de frenos, cuando dejamos de pisar el acelerador o cuando el motor de gasolina entrega potencia de más, que será mandada a la batería. 

Los híbridos aúnan potencia y eficiencia, adoptando los aspectos más positivos de los dos motores que los componen. Ofrecen una conducción sin saltos y una potencia instantánea al combinar el motor eléctrico con el convencional en las velocidades más altas. Por otro lado, también son grandes aliados para minimizar la contaminación acústica puesto que cuentan con un motor muy silencioso. Son la solución más eficiente del mercado, porque ofrecen una conducción óptima sin renunciar a la sostenibilidad.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares