OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

¿Cuál es la diferencia entre gasolina y diésel?

Surtidor de gasolina y diésel

Esta duda es posiblemente una de las más importantes que un conductor se plantea a la hora de elegir un coche nuevo o de segunda mano. Una vez elegido el combustible, llegarán el resto de decisiones (motorización, potencia, extras de seguridad y sistemas ADAS), pero conocer la diferencia entre gasolina y diésel es imprescindible para poder elegir con fundamento. Un coche es quizá la inversión más importante en la vida de una persona tras la de una vivienda, por lo que tener en cuenta todos los detalles es imprescindible para que sea acertada.

Pese a que actualmente la irrupción de los modelos híbridos y/o eléctricos ha añadido nuevas opciones al mundo del automóvil, la elección entre gasolina y diésel sigue siendo fundamental; no en vano, un modelo híbrido actual también cuenta con un motor de gasolina además del eléctrico. Por tanto, acertar en su elección depende no solo del tipo de conducción que hagamos, sino también de los kilómetros recorridos al año o de si buscamos una pegatina ECO en el parabrisas. ¿Cuáles son las diferencias entre gasolina y diésel a la hora de elegir?

Diferencias de funcionamiento entre gasolina y diésel

Un motor de combustión interna funciona siguiendo el mismo principio básico: mediante ciclos de explosiones debido a la inflamación de una mezcla de aire y combustible en el interior de las cámaras de los cilindros. Sin embargo, dicha explosión en su interior es provocada de forma diferente si prestamos atención a la gasolina o diésel. ¿Cómo funcionan?

Motor gasolina

Diferencias entre gasolina y diésel

En un motor de mecánica de gasolina, el combustible accede a la cámara de los cilindros a través de los pistones, mientras que las mariposas de admisión regularán la entrada de aire para la mezcla. El pistón comprime dicha mezcla y su explosión es provocada mediante la chispa de la bujía, que empujará con fuerza al pistón para volver a repetir el ciclo. Dicha fuerza es denominada como par motor, algo que también debe tenerse en cuenta a la hora de elegir un vehículo. 

Por lo general, hasta hace poco una mecánica de gasolina contaba con un par motor inferior a una diésel, algo que se ha compensado en los últimos años con la inclusión en el mercado de los motores de gasolina turboalimentados o las tecnologías híbridas eléctricas.

Motor diésel

Diésel y gasolina diferencias

En un motor de mecánica diésel, sucede algo parecido pero diferente. La temperatura de ignición de la mezcla se consigue mediante la compresión del aire durante el ciclo. Eso genera un aumento de la temperatura del mismo provocando la ‘autoignición’ de la mezcla una vez que el inyector pulveriza combustible dentro de la cámara. Podemos comprobar que, a diferencia de un motor de gasolina, en este caso no es necesaria la presencia de la chispa de una bujía para provocar la explosión.

¿Diésel o gasolina? Cómo elegir

A la hora de tomar la decisión, y una vez vistas las diferencias entre gasolina y diésel, conviene tener en cuenta una serie de detalles que harán decantar la balanza entre una y otra mecánica. 

  • Consumo de combustible. Pese a que las mecánicas gasolina han mejorado mucho el dato de consumo de combustible mediante el avance de la tecnología o la inclusión de turbo en sus desarrollos, los vehículos diésel aún siguen registrando un menor consumo. 
  • Kilómetros recorridos y forma de hacerlo. Se pueden recorrer miles de kilómetros con ambos combustibles sin problema, eso está claro. Pero un vehículo diésel, debido al menor consumo tratado en el anterior punto, siempre será más adecuado para un conductor/a que hace más kilómetros por carretera. Si el vehículo va a ser utilizado mayoritariamente por ciudad, lo más adecuado es una motorización de gasolina, híbrida o 100% eléctrica.
  • Precio del combustible. El precio de la gasolina es mayor que el del diésel, lo que unido a un menor gasto de combustible de éste, hacen que sea otro detalle importante a tener en cuenta.
  • Elementos auxiliares. Una motorización diésel se asocia con una mayor susceptibilidad de visitas al taller si la elección no se corresponde con el uso ideal para este tipo de mecánica. Por su idiosincrasia, cuentan con elementos anticontaminación (como el AdBlue) o filtros que un motor de gasolina no requiere o no demanda un seguimiento tan especial al ser menos complejos.
  • Precio inicial. Históricamente, entre las diferencias entre gasolina y diésel, otra de las más importantes ha sido el precio. Elegir una mecánica diésel siempre ha sido más caro en configurador que quedarse con la gasolina; actualmente, la inclusión de opciones híbridas hace que la distancia en euros se difumine.
Deje un comentario

Post Similares