OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

¿Cuántos kilómetros puedo circular con la reserva de combustible?

¿Cuántos kilómetros puedo circular con la reserva?

El corazón late más rápido, la respiración se acelera y nos empezamos a notar nerviosos. Esto es lo que ocurre cuando se enciende la luz del depósito en plena carretera. Además, siempre nos hacemos la misma pregunta: ¿cuántos kilómetros dura la reserva de gasolina? La respuesta es tan inútil como lo es la pregunta, porque no existe una cifra cerrada. En este post te contamos cuánto margen tenemos y la forma de evitar esta situación. ¡No te quedes atrás!

¿Cuántos kilómetros dura la reserva de gasolina?

Lo primero que debemos preguntarnos es por qué dejamos que nuestro coche circule con la reserva encendida. No es bueno para la mecánica y tampoco para los niveles de estrés del conductor. No obstante, ante esta situación es bueno saber que los fabricantes de vehículos dejan un margen de kilómetros para avisarnos de que el combustible se está acabando antes de quedarnos tirados en la carretera. 

El número de kilómetros de margen varía en función del modelo del coche, entre otros factores, pero, por lo general, todos los vehículos permiten circular al menos 45 kilómetros más una vez se enciende el piloto. Los turismos, por ejemplo, suelen permitir circular entre 50 y 120 kilómetros, dependiendo del tamaño del depósito. Por su parte, en los utilitarios la reserva suele ser de 50 km, ya que en ciudad hay surtidores por todas partes. 

De cualquier forma, lo normal es que el sensor salte cuando queden 100 kilómetros de autonomía, de tal manera que podemos tener la tranquilidad de buscar una gasolinera para repostar. Para quitarte la preocupación, también puedes mirar el libro del vehículo, ya que ahí viene especificado el margen de maniobra de cada modelo en concreto.

¿Cómo funciona el sistema de aviso de entrada en reserva?

El depósito de cada coche tiene una capacidad diferente para guardar combustible y todos ellos tienen una zona que se denomina como reserva, que suele ser un octavo del total de la capacidad. Cuando el sistema detecta que se ha llegado a este nivel de combustible, activa las alertas para que el conductor reposte lo antes posible. 

Una vez que salta el aviso, el ordenador de abordo va indicando en la pantalla el número de kilómetros que nos quedan antes de que el coche se pare. Este cálculo es totalmente orientativo y fiarse de él es una mala idea. Este sistema tan pronto te puede indicar que te quedan 90 kilómetros de autonomía como, de repente, 30. 

Esto se debe a que dicha estimación tiene en cuenta la media de consumo de los últimos kilómetros, la forma de conducir, la carga del coche y el modelo del mismo. Por tanto, podemos decir que los factores que intervienen en la durabilidad de la reserva son: 

  • El tipo de recorrido (urbano o carretera).
  • El estado del tráfico.
  • La forma de conducir.
  • La calidad del combustible.

Una de las prácticas que más combustible consumen, y de las primeras que debemos tener en cuenta si entramos en los niveles de reserva de combustible, es el aire acondicionado. Actualmente tecnologías como el laminado de lunas, nos permiten mantener fresco el interior de los vehículos sin necesidad de un gasto extra en el consumo.

Efectos nocivos de conducir con la reserva encendida

La situación expuesta genera mucho estrés y es totalmente innecesaria. Cuando vamos conduciendo y se enciende el pilotito naranja o rojo, automáticamente modificamos la forma de conducir, prestamos menos atención al tráfico y más a lo que nos indica el panel. 

Asimismo, bajamos la velocidad y las revoluciones y cuando vemos que la cifra de kilómetros va descendiendo, decidimos acelerar para llegar cuanto antes a la gasolinera más cercana, convirtiéndonos en un peligro en la carretera. 

Además, conducir con el depósito en reserva es un hábito muy malo para el coche, ya que puede provocar fallos en la bomba o en los inyectores ante la acumulación de suciedad. La bomba es la encargada de chupar el líquido y llevarlo hasta los inyectores y, cuando menos gasolina queda, más esfuerzos tendrá que hacer, pudiendo llegar a romperse. 

Conducir con la reserva merma la capacidad del motor porque la bomba inyectora puede recoger la suciedad y los residuos del tanque del combustible cuando la gasolina o el diésel se van acabando. 

Otra de las consecuencias nefastas de esta mala costumbre de los conductores es que quedarse sin gasolina en la carretera puede acarrear una sanción de 200 euros. El Código de Circulación lo considera una infracción por tratarse de una causa injustificada para detenerse en el arcén. 

Asimismo, es muy peligroso fiarse de los kilómetros que dura la reserva porque, como hemos dicho, es una estimación orientativa y no hay una distancia exacta antes de que el coche se quede sin combustible. 

Ante esta información, lo más inteligente es repostar mucho antes de que se encienda la reserva, para proteger la salud de la mecánica de nuestro coche, la nuestra propia y evitar peligros en la carretera. 

No obstante, en ocasiones nos salta la reserva en carreteras que desconocemos o muy aisladas en las que hay poca presencia de gasolineras. Ante estas situaciones, hay trucos que pueden ayudar a aprovechar la reserva lo máximo posible: 

  • Mantén la calma y no dejes que el estrés te invada.
  • Mantén una velocidad constante y utiliza marchas largas. 
  • Atiende a la conducción; evita frenazos y acelerones innecesarios. 
  • Reduce la velocidad.  
  • Busca la gasolinera más cercana y reposta lo antes posible.

Ten en cuenta todas estas recomendaciones para no sufrir ningún percance inesperado en la carretera y conducir sin estrés ni preocupaciones.

Deje un comentario

Post Similares