Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

¿Es correcto el uso frecuente del freno de mano cuando se conduce?

¿Cómo usar el freno de mano?

Los frenos son uno de los elementos de seguridad más importantes de un vehículo, junto a sus sistemas ADAS. Cuidarlos y mantenerlos en buen estado puede suponer una diferencia muy grande en una situación de emergencia: una frenada a 120 kilómetros por hora con unos frenos en mal estado puede significar aumentar la distancia de frenado en más de 20 metros, convirtiendo un susto en algo peor. Pero, ¿cómo podemos cuidarlos? Por ejemplo, muchos conductores se preguntan en ocasiones si es correcto usar el freno de mano al conducir, de cara a cuidarlo y proteger su buen estado de salud.

La respuesta a esta pregunta es: depende. Si es recomendable el uso frecuente del freno de mano cuando se circula dependerá de las circunstancias en las que lo estemos haciendo: no es lo mismo hacerlo en parado que a la velocidad máxima en una autopista. Veamos algunos ejemplos donde hacerlo, y otros donde no hacerlo.

Usos correctos del freno de mano al conducir

Los casos en los que se utiliza el freno de mano durante la marcha son dos muy claros y diferenciados, pero tienen una cosa en común: siempre son en situaciones en las que el vehículo está claramente detenido.

  1. El más común de todos y aquel para el que el freno de mano está originariamente diseñado: como freno de estacionamiento. Ya sea en paradas momentáneas o por aparcar definitivamente el vehículo, el freno de mano evitará que se mueva por accidente. 
  2. Para evitar el movimiento hacia atrás en pendientes pronunciadas. Lo ideal es no tener que utilizarlo y ser rápido con los pies en los pedales al pasar del freno al acelerador (en caso de cajas de cambio manuales, donde el pie izquierdo está en el embrague), pero el freno de mano puede ser un aliado importante en estos casos. Muchos conductores lo utilizan para, una vez engranada la marcha, ir soltando con suavidad el embrague a la vez que el freno de mano para no caer hacia atrás. 

Usos incorrectos del freno de mano al conducir

En este caso, es muy importante recalcar cuándo NO es recomendable el uso frecuente del freno de mano cuando se circula, y es precisamente en los momentos en los que el vehículo está en movimiento. La respuesta a si es correcto el uso frecuente del freno de estacionamiento cuando se conduce es negativa, ya que accionarlo en movimiento podría suponer el bloqueo de las ruedas traseras y provocar un grave accidente.

Usos incorrectos del freno de mano

Si notamos que los frenos fallan, no se debe accionar el freno de mano: en caso de querer hacer descender la velocidad del vehículo, se debe hacer uso del ‘freno motor’ mediante la reducción paulatina de marchas. Aunque, para evitar esto, conviene saber los síntomas de unos frenos desgastados para poder reconocerlos y ahorrarnos sustos en el futuro.

Síntomas de fallo en los frenos

1. El vehículo frena menos

Podemos estar ante varias casuísticas, como por ejemplo que las pastillas de freno estén ya desgastadas o que los discos hayan sufrido daños por llevar ya tiempo circulando con pastillas de freno en mal estado. Conviene revisar también el líquido de frenos.

2. Pedal del freno duro

Problemas con el servofreno o exceso de temperatura por fatiga en el uso son las dos causas más comunes si notamos el pedal del freno excesivamente ‘duro’ al utilizarlo. Para evitar este último efecto, conviene aprovechar el ‘freno motor’ en bajadas prolongadas -como por ejemplo puertos de montaña en su vertiente descendente- mediante el uso de marchas más cortas. 

3. Pedal del freno blando

Aire dentro del circuito de frenos o problemas en el líquido son las dos causas principales de notar blando el pedal de freno. Una visita al taller es obligatoria si queremos evitar sustos en el futuro.

4. El vehículo tiende hacia un lado al girar

Lo primero que debemos hacer si el vehículo tiende a irse hacia uno de los lados al frenar es revisar la presión y el estado de los neumáticos. Si todo fuese correcto, toca comprobar si las pastillas de freno están en buenas condiciones: es posible que su desgaste sea irregular o no estén bien ajustadas. En este caso, también es buena idea hacer una inspección del líquido para ver que todo es correcto.

Deje un comentario

Post Similares