Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Una luna en mal estado puede repercutir en la eficacia del airbag

luna y eficacia del airbag

¿Sabías que el airbag reduce entre un 15 y un 25% el número de fallecidos en caso de sufrir un choque frontal? Aunque este porcentaje es más alto en los conductores, en comparación con los pasajeros, constituye un elemento de seguridad pasiva que salva miles de vidas al año.

Su función es amortiguar los efectos de un impacto a través de la protección del cuerpo, sobre todo la cabeza y el tórax. Pero para que la eficacia del airbag sea total, debemos estar atentos al cuadro de instrumentos del vehículo por si se enciende la luz que indica que algo va mal, así como a la fecha de caducidad, ya que estas bolsas de aire se van deteriorando y el gas que se alberga en su interior pierde sus propiedades si el coche es muy antiguo.

A pesar de que el airbag aporta un extra de tranquilidad, no podemos olvidar llevar siempre el cinturón de seguridad abrochado para que sea completamente efectivo. Además, el parabrisas también juega un papel fundamental en su correcto despliegue, algo que suelen ignorar una gran parte de los conductores.

Relación entre el parabrisas y el airbag

Sin duda podemos afirmar que la luna delantera del coche es la que sufre un mayor número de roturas, si la comparamos con las laterales o la trasera. Entre las principales causas que provocan estos desperfectos se encuentra el impacto de las piedrecillas que se dirigen directamente al cristal cuando vamos circulando por una carretera.

Si tenemos en cuenta que el parabrisas sirve de soporte cuando el airbag de configuración top-mount del pasajero se despliega, en el caso de que la luna presente algún desperfecto, lógicamente se reduce la protección en un accidente de coche. En otras palabras, si no hemos procedido a la reparación o sustitución del parabrisas y continuamos circulando a pesar del daño, en el supuesto de que se produzca un siniestro, puede ocurrir que el cristal se desprenda y, por lo tanto, el airbag ya no contará con un apoyo sobre el que fijarse para frenar el movimiento del copiloto.

Según un estudio que realizamos recientemente, más del 60% de los conductores ignora la relación directa que tiene la luna delantera sobre la eficacia del airbag. Las especificaciones de diseño del airbag establecen que para que se pueda desplegar correctamente es necesario que el elemento de apoyo se encuentre en buen estado para resistir el golpe.

Éste es otro ejemplo de la trascendencia que tiene el parabrisas como elemento de seguridad activa y pasiva del vehículo. Debemos ser conscientes de las numerosas implicaciones que la luna delantera tiene en la seguridad y cómo cualquier fisura puede provocar daños más graves en el cristal por diferentes factores, como pueden ser un cambio brusco de la temperatura o la conducción por una vía en la que las vibraciones sean constantes.

Se prevé que 4 de cada 10 conductores alguna vez circulan con el cristal del parabrisas rallado o con alguna fisura, sin ser conscientes del peligro que supone para la integridad tanto de ellos mismos como de los ocupantes. En Carglass nos ocuparemos de reparar o cambiar el parabrisas rápidamente después de haber sufrido un impacto para que este elemento del coche no reduzca tu seguridad al volante.

Deje un comentario

Post Similares