Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Las luces de emergencia del coche

Las luces de emergencia del coche.

Las luces son uno de los elementos de seguridad del coche más importantes, ya que nos permiten ver y ser vistos en la carretera. Generalmente, existen dudas sobre el uso correcto de las mismas.. En este post te contamos cuáles son y para qué sirven las luces de emergencia en un coche. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son las luces de emergencia?

Las luces de emergencia de un coche también reciben el nombre de warnings o cuatro intermitentes. Son equipamiento obligatorio del vehículo y se configuran como elementos de seguridad imprescindibles. Para accionarlas, tan solo hay que pulsar el botón con forma de triángulo que se encuentra en el salpicadero para que, de forma inmediata, todos los intermitentes del vehículo parpadeen a la vez. 

Es común que los warnings se accionen en situaciones que no lo requieren, lo que provoca que estas luces de emergencia pierdan su razón de ser y, al final, los usuarios no presten especial atención a un vehículo que las muestre. A continuación, veremos para qué sirven y en qué situaciones deben ser accionadas.

¿Para qué sirven las luces de emergencia?

Las luces de emergencia se usan para hacernos más visibles ante otros conductores en situaciones especiales o que pueden suponer un peligro temporal. El problema de accionar este sistema, es que se suele hacer para situaciones que no son de emergencia, como parar en doble fila para comprar el pan o recoger a una persona. 

Utilizar las luces de emergencia cuando se para en segunda fila o en lugares que pueden obstaculizar la circulación de los otros vehículos es algo absurdo pero que todos hacemos, ya que pensamos que así somos más visibles y el riesgo será menor. En cierto modo, así es: es mejor hacerse notar que parar el coche en un lugar prohibido y sí, también somos más visibles, pero no es el uso adecuado.

No obstante, por mucho que usemos los warnings en este tipo de situaciones no estaremos exentos de pagar la pertinente multa si hemos parado en un lugar inadecuado. Por ello, lo correcto (y útil) es usar las luces de emergencia cuando paremos en un lugar seguro pero con poca visibilidad, con el fin de avisar al resto de vehículos de nuestra presencia en una situación especial. 

El uso correcto de las luces de emergencia

Ver un vehículo con los warnings accionados nos indica que algo anormal está ocurriendo. Por ello, se debe disminuir la velocidad y tomar precaución, incluso cuando la emergencia es inexistente y únicamente el conductor del coche se ha bajado a comprar el pan. 

El mal uso de este tipo de iluminación se suele hacer en los núcleos urbanos, pero fuera de ellos (en carreteras, autopistas y autovías), su uso sí suele ser el correcto, ya que se accionan en situaciones de peligro potencial. Veamos cuáles son:

  • Cuando nos encontramos con una retención en autovía o autopista, donde se puede circular a velocidades más elevadas. Al accionar todos los intermitentes del coche, estamos avisando a los que vienen por detrás de que deben disminuir la velocidad, o incluso parar, para evitar alcances. 
  • Cuando hay presencia de humo, polvo o cualquier otro elemento que puede perjudicar la visibilidad de los coches. 
  • Cuando hay cerca un vehículo de emergencias, debemos encender estas luces para avisar al resto de conductores de que vamos a hacer una maniobra extraña con el fin de dejar paso a la ambulancia, al coche de policía o a los bomberos. 
  • Cuando ocurren distracciones dentro del vehículo, como la presencia de un insecto, discusiones o niños mareados. Asimismo, cuando sufrimos una avería también es necesario accionar las luces de emergencia y parar en el arcén de una forma segura.
  • Cuando aparecen problemas de salud, desde un ataque de tos hasta un dolor en el pecho. Lo mejor es parar a la derecha, accionar los warnings y llamar al servicio de emergencias de ser necesario. 
  • Tras un accidente también se deben encender las luces de emergencia, con el fin de avisar al resto de usuarios de que hay un peligro y, sobre todo, para que no haya un alcance trasero y el accidente de tráfico se convierta en multitudinario. 

Cuando paremos el coche en el arcén por alguna de estas situaciones, las luces de emergencia se deben utilizar junto con los triángulos o las luces de preseñalización, con el fin de aumentar nuestra propia seguridad y la del resto de conductores. 

Todos los elementos de seguridad del coche tienen una finalidad y, en el caso de las luces de emergencia, es avisar de un peligro temporal. Por ello, es importante hacer un buen uso de las mismas y accionarlas únicamente cuando haya una situación especial que lo requiera.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares