Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

La DGT propone bajar la velocidad a 90 km/h en carreteras convencionales

velocidad a 90 km por hora

Una de las definiciones de carretera convencional hace referencia a aquella vía que no reúne las características propias de las autopistas y autovías. Aunque casi siempre prefiramos circular por vías con dos o tres carriles por sentido con una mayor tranquilidad, conducir por carreteras convencionales también tiene sus ventajas ya que nos permiten disfrutar de los paisajes y del entorno con mayor intensidad que en las autovías o autopistas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que si vas a emprender un viaje y en tu ruta vas a circular por vías secundarias o carreteras convencionales, las normas de circulación varían de las autovías o autopistas. Hoy en día, el límite de velocidad en este tipo de carreteras está fijado en su mayor parte en 100 km/h. ¿Crees que esta norma se adapta al trazado y al estado que presentan muchas de estas vías? Aunque nos resulte increíble, en España hay más de 166.000 kilómetros de carreteras, de las cuales 150.000 son convencionales y tristemente es donde se concentra el 78% de los accidentes de tráfico con víctimas mortales.

Ante este panorama, hemos sabido recientemente que la Dirección General de Tráfico está estudiando la posibilidad de reducir la velocidad en las vías convencionales de 100 a 90 km/h. No obstante, en aquellas zonas donde las condiciones de trazado y el estado del firme lo permitan, se podrán mantener las señales actuales.

 

¿Cómo influye la velocidad máxima en las carreteras convencionales?

La configuración de las vías convencionales, unido a la velocidad que se llega a alcanzar en muchas de ellas, incrementan las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico. Por estos motivos, la DGT pretende unificar a un único límite de 90 km/h todas las carreteras que no sean autopistas o autovías.

Si eres un conductor habitual, sabrás que en la actualidad el reglamento distingue entre dos tipos de carreteras convencionales. Unas en las que se puede circular como máximo a 100 km/h y que, entre otras particularidades, cuentan con un arcén pavimentado de 1,5 metros de anchura, y el resto que no reúnen estos requisitos por las que no se puede superar los 90 km/h.

Sin duda, el objetivo de la DGT es reducir las cifras de mortalidad en carretera, ya que un gran porcentaje de los accidentes de tráfico tiene lugar por el exceso de velocidad. Si a esto sumamos que las condiciones de algunas vías no son las más adecuadas, las consecuencias llegan a ser fatales.

 

Otras medidas para reducir los accidentes

 Gracias a las campañas de la DGT de los últimos años y a una mayor concienciación de la sociedad, las cifras de accidentes mortales se han reducido notablemente en España. En 2017, se registraron 40 muertes por cada millón de habitantes, algo que sitúa a nuestro país en el noveno puesto de muertes en carretera. Teniendo en cuenta que hace unos años nos situábamos en quinto lugar, podemos decir que vamos por el buen camino, aunque aún hay mucho que recorrer en términos de seguridad.

 

Reducir velocidad en carreteras convencionales

 

Para reducir la siniestralidad es preciso adoptar otra serie de medidas que son imprescindibles para una conducción con todas las garantías de seguridad:

  • Mejora de las infraestructuras, sobre todo en las carreteras más peligrosas.
  • Concienciar al conductor sobre la importancia del mantenimiento adecuado del automóvil y el cumplimiento riguroso de las normas de seguridad vial.
  • Sustitución de parque automovilístico por vehículos nuevos que incorporen sistemas de seguridad más avanzados.

En definitiva, como abanderados de la seguridad al volante, valoramos muy positivamente estas noticias. Por nuestra parte seguimos trabajando para concienciar de la importancia del parabrisas y la seguridad vial. Recordemos, pues, que un parabrisas en perfectas condiciones garantiza una completa visión de la carretera y, además, incide directamente en la seguridad pasiva del coche. Si se produjera un accidente y el parabrisas no estuviera bien instalado, las probabilidades de un siniestro grave se incrementarían considerablemente. Si observas que tu parabrisas tiene un impacto o una fisura, puedes pedir cita en un centro Carglass® y lo sustituiremos en aproximadamente 30 minutos.

Y tú como conductor, ¿qué decisiones crees que se deberían tomar para bajar los accidentes de tráfico a cero?

Deje un comentario

Post Similares