Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Los peligros del granizo en el coche

Los peligros del granizo en coche.

¿Conoces los peligros de conducir con granizo? La meteorología es un factor que afecta notablemente a nuestra seguridad al volante.

La lluvia, el granizo, la niebla y la nieve son los fenómenos más temidos durante la conducción, ya que dificultan la visibilidad y convierten la carretera en una zona más resbaladiza.

Lo más acertado es evitar coger el coche con condiciones meteorológicas muy adversas; sin embargo, a veces no nos queda más remedio que conducir bajo estas circunstancias. Por ello, te revelamos algunas recomendaciones para conducir con granizo de forma segura.

¿Por qué conducir con granizo supone un peligro?

Quizá te sorprenda, pero lo cierto es que conducir con una fuerte granizada es una de las situaciones más peligrosas a las que podemos enfrentarnos. Los motivos son los siguientes:

  • Es un fenómeno que no se produce con regularidad, por lo que no estamos acostumbrados a enfrentarnos a ello.
  • Nos puede coger desprevenidos. La nieve, por ejemplo, se da en una época determinada del año, pero el granizo puede sorprendernos incluso en verano.
  • Nuestra tensión aumenta cuando conducimos escuchando los golpes de los granizos sobre los cristales, y tendemos a ponernos nerviosos. Aunque parezca algo irrelevante, este hecho aumenta el riesgo de accidentes.
  • El granizo es peligroso por su forma redonda, la cual simula el efecto que producirían unas canicas sobre el suelo. Además, está formado por hielo, por lo que reduce la temperatura del neumático y su adherencia. En definitiva, la superficie se convierte en una auténtica pista de hielo.

Recomendaciones para conducir con granizo

Estas son las principales recomendaciones que debes tener en cuenta a la hora de circular con granizo:

  • Nunca estaciones el vehículo bajo un puente o túnel. Algunos conductores realizan esta acción porque se sienten más protegidos, sin embargo, están creando una situación de mayor riesgo, ya que pueden ser arrollados por otros vehículos que no esperan en esa zona la presencia de un coche estacionado.
  • Enciende el alumbrado de cruce para que el resto de conductores detecten tu presencia. Las luces antiniebla solo son necesarias en situaciones extremas.
  • Intenta mantener la calma en todo momento y no te preocupes por la integridad del coche. Realmente, en estos casos es poco probable que el vehículo sufra alguna abolladura, a pesar del estruendo del sonido.
  • Uno de los principales temores de muchos conductores es la rotura del parabrisas. Si esto ocurre, no te pongas nervioso. El parabrisas no se romperá por dentro, de modo que no entrarán a través del cristal ni el granizo ni fragmentos de vidrio.
  • Reduce la velocidad de forma suave e intenta no utilizar el freno bruscamente, sobre todo cuando te encuentres en alguna curva.
  • Lo mejor es que intentemos continuar circulando hasta llegar a nuestro destino para retirarnos de la carretera. Solo se aconseja que nos detengamos en casos extremos, y cuando no supongamos un estorbo para el resto del tráfico.
  • Por supuesto, la distancia de seguridad debe ser aumentada. Ten en cuenta que necesitarás más espacio para detenerte. Bajo estas circunstancias, abundan los accidentes en cadena. Por ello, manteniendo una correcta distancia de seguridad lograrás frenar dicha cadena y evitarás que se produzca otra serie de accidentes.

Cómo proteger el parabrisas del vehículo

Tal y como hemos mencionado anteriormente, el parabrisas es la parte más frágil del coche y la única que realmente puede llegar a agrietarse.

En caso de que no te sea posible dejar el coche en el garaje y te veas obligado a conducir bajo estas circunstancias, una opción es recubrir los parabrisas con una cobertura especial para evitar que se generen daños.

Algunos usuarios, a los cuales les coge esta situación de imprevisto, optan por cubrir esta parte del vehículo con cartón. Has de saber que este remedio no es el más efectivo.

Si has detectado un pequeño golpe o raja en la luna del coche, pide cita para repararla o cambiarla cuanto antes, para evitar que se hagan más grandes y evitar riesgos.

Cómo proteger las lunas en caso de granizo

En realidad, es muy complicado que el granizo logre romper las lunas del vehículo. No obstante, no debemos descuidar el mantenimiento de esta parte de nuestro coche para garantizar una mayor seguridad. Las principales recomendaciones son las siguientes:

  • Mantén las escobillas del parabrisas en un óptimo estado para disponer de una correcta visibilidad.
  • Comprueba que el depósito tiene agua. Si limpias en seco, corres el riesgo de rayar el vidrio.
  • Cuando se forma hielo en las lunas nunca eches agua caliente para descongelarlo. Debido al contraste de temperaturas, el cristal podría llegar a estallar.
  • El hecho de respetar la distancia de seguridad respecto al conductor que circula delante nuestra, no solo evitará un accidente. También nos protege de que los granizos del suelo salten hacia el cristal.

La mejor opción cuando se da una granizada fuerte es quedarse en casa y evitar coger el coche. No obstante, si nos vemos obligados a ello, o bien, esta situación nos pilla  a mitad de camino, ten en cuenta todas estas indicaciones, aumentarás tu seguridad y la del resto de personas que circulen por la carretera.

Deje un comentario

Post Similares