Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

¿Cuál es el futuro de los camiones eléctricos?

camiones electricos

El cambio climático ha dejado de ser una utopía profetizada para ser una total realidad, con una Unión Europea enfocada en un claro objetivo para combatirlo a base de cambios en su regulación y limitaciones varias a las emisiones de gases contaminantes. Entre estas limitaciones, el transporte -y más concretamente el que se lleva a cabo por carretera- se convierte en uno de los principales focos de emisión, y los camiones eléctricos son una de las esperanzas del sector. Pero…¿en qué estado se encuentra su futuro más inmediato?

La estrategia de la Unión Europea es muy clara: obligar a las principales marcas de vehículos a reducir su huella ambiental a base de limitar las emisiones de sus nuevos modelos matriculados. Esto no solo tiene que ver con los turismos, sino también con otros vehículos como motocicletas, furgonetas, autobuses o camiones.

Entre ellos, los nuevos camiones eléctricos como los camiones Tesla son quizá el mayor reto al que se enfrentan los ingenieros: aunque solo representan el 2% del parque de vehículos europeo, sus emisiones sí que supusieron el 23% de las emisiones de CO2 del transporte en 2019. Sin embargo, el desarrollo de su electrificación está siendo mucho más lento que el de los turismos. ¿Por qué?

 

Problemas de los camiones eléctricos

Un camión no es un turismo: sus necesidades energéticas y la autonomía están muy lejos de las de un vehículo normal. Para ponernos en situación, un camión diésel consume una media de 30 a 40 litros de combustible cada 100 kilómetros; sus depósitos rondan los 500 litros, alcanzando autonomías de prácticamente 1.000 kilómetros con un depósito de combustible. ¿Cómo igualarla con camiones híbridos o eléctricos?

 

camiones tesla

 

Si al mercado de turismos convencionales le está costando arrancar en su camino hacia la electrificación, el del transporte por carretera directamente se ha encontrado con muros en su salida. Y es que, aunque la solución parezca tan simple como dotar a un camión de suficientes baterías eléctricas para igualar la autonomía del depósito de combustible fósil, la realidad nunca es tan sencilla.

 

Peso y espacio de las baterías en los camiones

Si se equipa a un camión eléctrico con las baterías teóricas necesarias para equipararse en autonomía al diésel, el primer problema que nos encontramos es el peso y espacio que éstas suponen. Todo ello, además, repercutiendo en su consumo y demandando un mayor consumo de energía que disminuye la autonomía total. Si unimos todo esto a que un camión no es precisamente un ejemplo de aerodinámica y poca resistencia al viento, nos encontramos ante un combo difícil de sortear.

 

Costes de fabricación

Las baterías eléctricas aún no son baratas. Equipar un camión con un número suficiente de módulos para contar con una autonomía decente dispara sus costes de desarrollo y fabricación…algo que no gusta ni a compradores ni a las marcas fabricantes debido a que podrían quedarse fuera de mercado debido al precio del modelo eléctrico.

 

Carga de las baterías

Paso a paso se avanza en este sentido, pero aún no contamos en nuestro país con un sistema de recarga eléctrica que nos permita electrificar todo el parque automovilístico con la misma garantía que brinda la red de estaciones de servicio para repostar combustible. Si pensamos en recargar las baterías de camiones eléctricos como los camiones Tesla en un plazo razonable de tiempo cuando sea necesario, el reto es aún mayor.

 

Huella de carbono de las baterías

Que un vehículo eléctrico no emita partículas contaminantes no significa que esté libre de una huella de carbono: fabricar una batería también contamina, aunque la huella de carbono de su fabricación se reduce cada vez más productos del avance de la tecnología y el desarrollo de nuevos métodos más eficientes de fabricación. Por ello, cuantas más baterías requieran los camiones eléctricos, mayor será su huella de carbono…aunque se acabaría compensando por su circulación limpia a lo largo de su vida útil.

 

¿Qué marcas lideran el futuro de los camiones eléctricos?

Son muchas las marcas de vehículos pesados que cuentan con propuestas eléctricas entre sus planes de futuro. Entre ellas, los camiones Tesla: el primer prototipo de la marca presentado en 2017 aseguraba más de 800 kilómetros de autonomía con una batería total de aproximadamente 1.000 kWh. Y para cubrir las necesidades de recarga, prometían una red de cargadores con capacidad de cargar una autonomía de más de 600 kilómetros en tan solo media hora. Es ahora, en 2022, cuando Tesla ha empezado a aceptar pedidos en producción del Tesla Semi.

Otra de las marcas que apuesta por los camiones eléctricos es Volvo: la compañía sueca tiene dos modelos de camiones eléctricos a la venta: el Volvo FL (autonomía de hasta 300 kilómetros) y el Volvo FE Electric (autonomía de hasta 200 kilómetros). Ambos están orientados a distancias cortas como el reparto de paquetería o recogida de basuras para hacer las ciudades más limpias.

Daimler también cuenta entre sus propuestas de camiones eléctricos con el Mercedes Benz eActros, con una autonomía de hasta 200 kilómetros, o el eCascadia, que promete 740 CV y autonomía para 400 kilómetros con cada carga.

MAN es otro de los fabricantes que cuenta con un modelo eléctrico: el MAN TGM 26.360 E, con una capacidad de 185 kWh y autonomía de 180 kilómetros.

Deje un comentario

Post Similares