Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

¿Está prohibido conducir fumando?

prohibido fumar conduciendo

Si eres fumador habitual y conduces habitualmente, seguro que esta es una de las preguntas más recurrentes que te haces cada vez que te pones al volante. Y es que si se puede conducir fumando es una duda que con el tiempo ha ido cambiando de respuesta en función de la legislación vigente, ya que anteriormente sí que estaba permitido y no había ningún tipo de sanción, por ello… Algo que ahora ha cambiado en parte.

Por ello, hoy en el blog de Carglass queremos contarte qué consideraciones debes tener en cuenta a la hora de saberlo en el caso de que seas fumador y conductor, para que no te pille de sorpresa en el caso de que un agente de la autoridad te dé el alto mientras llevas un cigarrillo en la mano. 

También es fundamental como cuestión de seguridad, fumar al volante puede suponer un riesgo tan grave como llevar el parabrisas roto

 

¿Está prohibido conducir fumando por ley?

Es cierto que, a día de hoy, no hay ninguna ley vigente que prohíba fumar en el coche. La DGT no ha llegado a posicionarse aún de una manera tajante ni ha conseguido que llegue a mayores, pero sí que es cierto que, dentro del Artículo.18 (Obligaciones que debe de tener un conductor) podría llegar a incluirse más pronto que tarde.

Sin embargo, algo que los datos confirman es que encenderse un cigarrillo al volante y conducir fumando supone una distracción que puede acabar en accidente. Por ejemplo, según la DGT, en encender un cigarrillo tardaríamos 4,1 segundos… Lo que, si circulamos a 100 kilómetros por hora, son 113 metros durante los que no prestamos atención plena y constante a la carretera. Algo que, en muchas ocasiones, suele acabar en accidentes.

¿Qué dice la ley sobre conducir fumando?

Dentro del Artículo 18, apartado 1, en “Otras obligaciones del conductor”, hay un párrafo que señala: 

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos (artículo 11.2 del texto articulado) (Artículo 18)

Por lo tanto, conducir fumando puede ser considerado una distracción leve, pero válida como cualquier otra, y podría llegar a ser sancionada por un agente de la autoridad si así lo considera. Además, fumar puede entrar en contradicción con otros aspectos de la regulación vigente:

Los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos o animales (Artículo 17.1)

Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía. (Artículo 3.1).

 

Fumar y las distracciones al volante

Todos sabemos que para una conducción segura es esencial que permanezcamos atentos en todo momento. La seguridad en la conducción es fundamental ante cualquier situación y debe prevalecer ante cualquier otro tipo de acción a la hora de ponernos al volante.

Debido a lo anterior, una razón de peso por la que es posible que con el tiempo se convierta en prohibición es que, fumarte un cigarrillo mientras estás maniobrando, supone una distracción importante al volante.

Como hemos podido ver, una distracción leve al volante, ocasionada por una infinidad de factores (como fumar, comer un bocadillo mientras se conduce, pintarse los labios o quedarse observando algo en la vía que nos llama la atención) puede ser sancionada y multada. 

 

De 80 € a 500 € de multas por conducir fumando

Las distracciones durante la conducción se consideran una violación del Artículo 18 (antes citado) y pueden llegar a concurrir en una multa por una cantidad de hasta 80 euros por sanciones por no contar con la necesaria libertad de movimiento, sin mantener el campo de visión o una atención permanente. En todos estos casos la multa por conducir fumando es de 80 €, 40 € por pronto pago.

Todo esto tiene una valiosa razón de ser: estadísticamente, los descuidos al volante están registrados como una de las causas más comunes de siniestros mortales. Se han convertido en una causa mayor, incluso que la velocidad irresponsable, la somnolencia al volante o el sueño.

Sin embargo, la multa puede ser más dolorosa si además de fumar dentro del coche tiramos la colilla por la ventana… Con el consiguiente riesgo de incendio. En estos casos, actualmente la nueva Ley de Tráfico sanciona este hecho como una infracción muy grave, con una multa de 500 € y 6 puntos del carnet de conducir.

Se puede pensar que sancionar a alguien por fumar es absurdo porque no es un delito, pero cuando estás circulando no estás solo. Estás poniendo en riesgo tu seguridad, pero también estás poniendo en riesgo la de los demás pasajeros de tu coche y la del resto de usuarios de la vía. Por todo esto, te hacemos esta pregunta: ¿vale más un cigarrillo que una vida?

 

Deje un comentario

Post Similares