Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Cómo conducir por la noche con más seguridad

Conducir por la noche

Has decidido emprender el viaje tan pronto que aún no ha amanecido. O tomas el coche al final del día, cuando ya no cuentas con la luz del sol. Conducir por la noche implica una serie de riesgos al volante a los que todo conductor debe enfrentarse alguna vez y que precisa de algunas precauciones especiales. Salvo que seas un conductor profesional, como los transportistas, es posible que no te hayas parado a pensar en las medidas que debes tomar o en el equipamiento que necesitas llevar contigo. Te ayudamos a descubrirlo:

Potencia la visibilidad

La DGT estima que el 90% de la información que un conductor recibe cuando conduce le llega por medio de la vista. Para que la conducción nocturna sea también una conducción segura es imprescindible que pongamos todo de nuestra parte para que la visibilidad sea la mejor posible.

  • Parabrisas. Limpia el parabrisas del coche de todo tipo de suciedad y mosquitos. Revisa las escobillas para comprobar que funcionan correctamente, sin olvidar que deberías cambiarlas al menos una vez al año. Recuerda que en nuestros centros de Carglass podemos cambiar las escobillas y, que, además, te ofrecemos un tratamiento antimosquitos que contribuirá a mantener una buena visibilidad.
  • Faros. Asegúrate de que todos los pilotos de tu vehículo (luces de posición, cortas, largas, freno, marcha atrás e intermitentes) funcionan correctamente e incluso límpialos para que cumplan mejor su función.

Adapta la conducción a las circunstancias

  • Reduce la velocidad. Conducir por la noche es estar expuesto a algunas circunstancias indeseadas, como la aparición en la vía de algún objeto que no podamos ver a tiempo. También se hace más difícil interpretar las señales de tráfico del suelo y las verticales, en especial en carreteras nacionales y secundarias. Moderar la velocidad es una buena forma de evitar imprevistos y tener más capacidad de reacción.
  • Mantén o aumenta la distancia de seguridad. Por la noche puede que no calcules con tanta precisión a la distancia a la que se encuentran los vehículos que te preceden, ya que solo te podrás guiar por su faros. Si además hay lluvia o cualquier otra circunstancia climatológica adversa, lo tendrás aún más complicado.
  • Descansa cada poco tiempo. Conducir por la noche requiere más esfuerzo que hacerlo por el día. Programa paradas más frecuentes en las que puedas descansar la vista y ‘estirar las piernas’. Si en cualquier momento aprecias síntomas de fatiga o somnolencia, no dudes en detener la marcha.

Comprueba que tienes el equipamiento necesario

Si sufres una avería al conducir por la noche, los talleres de reparación estarán cerrados, y si te quedas sin gasolina, muchas estaciones de servicio también. Hasta que puedas solventar el incidente, normalmente llamando a tu compañía de seguros, deberás esperar en el vehículo.

  • Linterna. Elige un modelo de linterna de los que se acoplan alrededor del cuello o una luz adhesiva a alguna parte del coche o el asfalto para tener las manos libres y poder cambiar una rueda o realizar cualquier otra intervención en el vehículo.
  • Batería del móvil. Asegúrate de viajar con la batería del teléfono móvil cargada o, incluso, con una batería extra a la que puedas recurrir. Tener un teléfono operativo puede marcar la diferencia si te quedas ‘tirado’ con el coche.
  • Manta. Si debes esperar en el interior del vehículo, ten en cuenta que por la noche las temperaturas descienden muy rápido.

Para que puedas conducir de noche con seguridad es clave que cuentes con un parabrisas en perfectas condiciones. No dejes pasar la oportunidad de arreglar cualquier impacto en Carglass. ¡Pide cita ahora!

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares