Conduce seguro

En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

¿Cómo se debe circular en una rotonda?

circular en una rotonda

Si eres un conductor novel y tienes dudas sobre cómo se debe circular en una rotonda no te preocupes más, en este artículo descubrirás los tipos de rotonda que existen y cómo debes circular en ellas.

Así es como se debe circular por una rotonda

Son muchas las circunstancias en las que en una rotonda o glorieta puedes colisionar con otro vehículo. Son muchas también las personas que no saben cómo circular en una rotonda de dos carriles. Por ello, aquí tienes un breve resumen de cómo hacerlo para saber quién tiene prioridad.

En primer lugar, debes saber que tienen preferencia los vehículos que están circulando en la glorieta frente a los que pretenden incorporarse.

Si circulas por el carril exterior o derecho y ves que otro vehículo quiere incorporarse, no estás obligado a cambiarte de carril, ya que ese vehículo es el que tiene una señal para ceder el paso. A pesar de ello, debes facilitar la maniobra de incorporación del otro vehículo y señalizar en todo momento cualquier desplazamiento mediante los intermitentes.

Al circular por el carril interior no debes abandonar directamente la glorieta, sino que debes situarte con la suficiente antelación en el carril exterior.

El carril que debes ocupar tanto para continuar recto como para salir en la primera salida es el exterior. Sin embargo, si el giro es hacia la izquierda o vas a realizar un cambio de sentido, puedes incorporarte al carril izquierdo y paulatinamente cambiarte al exterior.

Falsos mitos sobre cómo circular en una rotonda de dos carriles

El carril izquierdo no se utiliza solo para adelantar. Ya que se ha de circular por la derecha a no ser que adviertas otra circunstancia como, por ejemplo, el tráfico denso.

Desde un punto de vista normativo, atendiendo a la fluidez y a la seguridad, has de circular por el carril exterior a no ser que haya un condicionante explícito que así lo requiera. En dicha situación, deberás desplazarte al carril derecho con la suficiente antelación para abandonar la glorieta, a ser posible en la salida anterior.

Los diferentes tipos de rotondas

Existen distintos tipos de rotondas o glorietas en función de su geometría y su ubicación:

  • Dependiendo de la geometría se pueden diferenciar la normal, la miniglorieta y la doble. Por otro lado, también se pueden apreciar otras variantes según estos tipos y son las glorietas a distinto nivel, la intersección anular y la rotonda con semáforos.
  • En función de su ubicación existen las interurbanas, las periurbanas, las suburbanas y las urbanas. Estas últimas pueden tener limitaciones de espacio y variaciones de intensidad de tráfico a lo largo de un día, por lo que es posible que se instalen semáforos para regular el tráfico en las horas puntas. En cambio, en las vías urbanas interiores con el ceda el paso habitual se favorece la seguridad y en una miniglorieta no tendrás problemas, puesto que este tipo de vías están vetadas para los vehículos pesados.

En definitiva, con estos pequeños consejos que te facilitamos desde Carglass® y conociendo todos los tipos, ya deberías saber cómo se debe circular en una rotonda correctamente y así poder decidir qué carril es más adecuado en cada momento.

Compartir en

Deje un comentario

Post Similares