Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Cómo adelantar a un ciclista correctamente y cuándo no hacerlo

Cada vez son más las personas que deciden iniciarse en el mundo del ciclismo, ya sea por disfrutar del deporte al aire libre, o bien por contribuir de forma positiva al medio ambiente utilizando un forma de transporte menos contaminante. Así, es habitual que en carreteras urbanas o interurbanas los conductores de automóviles busquen adelantar a un ciclista o grupo de ciclistas, ya que estos circulan a menor velocidad de la establecida en la vía. 

Sin embargo, muchos conductores no conocen las normas vigentes de circulación, lo que puede provocar accidentes o situaciones peligrosas, en especial para el ciclista considerado como usuario vulnerable debido a la mayor probabilidad de sufrir lesiones de gravedad.

¿Cuándo y cómo se debe adelantar a un ciclista?

Hasta el pasado mes de septiembre, la DGT especificaba que para realizar los adelantamientos a ciclistas se debía reducir la velocidad para mantener la distancia de seguridad detrás de él. Después, había que asegurarse de que por el carril contrario no se acercaba ningún vehículo para posteriormente poder iniciar el adelantamiento, manteniendo siempre una distancia de separación lateral de 1,5 metros pudiendo ocupar parte o todo el carril contrario o contiguo.

Tras la aprobación de la nueva norma por unanimidad en la ‘Comisión de Interior del Congreso’ -aunque aún debe pasar por el Senado y ser ratificada en el Pleno del Congreso- la ley de Tráfico y Seguridad Vial contemplará más requisitos para realizar esta maniobra.

Así, además del metro y medio mínimo de distancia lateral exigido y la reducción de velocidad al acercarse al ciclista o grupo de ciclistas, será obligatorio el cambio de carril siempre que la vía tenga más de uno por sentido. 

El apartado 4 del artículo 35 quedará redactado, entonces, de la siguiente manera: “El conductor de un vehículo que pretenda realizar un adelantamiento a un ciclo o ciclomotor, o conjunto de ellos, debe realizarlo ocupando parte o la totalidad del carril contiguo o contrario, en su caso, de la calzada y guardando una anchura de seguridad de, al menos, 1,5 metros, salvo cuando la calzada cuente con más de un carril por sentido, en cuyo caso será obligatorio el cambio completo de carril. Queda prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario, incluso si estos ciclistas circulan por el arcén”.

Vehículo adelantando a unos ciclistas

Por otro lado, hay situaciones que provocan dudas en el conductor del automóvil de si es posible o no llevar a cabo esta maniobra en tramos donde, sobre el papel, no está permitido el adelantamiento como podría ser la existencia de una línea continua. En estos casos, la normativa trata a los ciclistas como vehículos inmovilizados u obstáculos, debido a la diferencia de velocidad que circulan respecto a un coche, y por tanto, el adelantamiento está permitido. 

¿Cuándo no se puede adelantar a un ciclista?

Tras las nuevas modificaciones añadidas a la normativa vigente, quedan tres puntos claves por los que nunca se podrá adelantar a un ciclista o grupo de ciclistas:

  • No será legal realizar un adelantamiento a un ciclista cuando circulen otros vehículos en sentido contrario. Debido a que para hacerlo de manera correcta sería necesario invadir el carril contrario o, en su defecto, cumplir con la separación mínima de un metro y medio, se deberá esperar a que el carril esté totalmente despejado para iniciar la maniobra.
  • No hay visibilidad. Si no se puede comprobar que por el carril contrario circulan o no otros vehículos, como puede ser el caso en una curva o un cambio de rasante, se deberá esperar detrás del ciclista o ciclistas hasta que sea posible realizar el adelantamiento. 
  • Tampoco se puede adelantar a un ciclista cuando no se puede respetar la distancia de seguridad mínima exigida. Si no se puede asegurar el metro y medio de distancia al hacer el adelantamiento, también se deberá esperar hasta que el tramo lo permita. 

El incumplimiento de alguna de estas normas aumenta la probabilidad de sufrir un accidente y crear situaciones peligrosas en las carreteras. Por ello, además de las sanciones por límite de velocidad, estos casos están tipificados como graves o muy graves. Suponen multas desde 200 a 500 euros respectivamente, y la pérdida de cuatro puntos del carnet de conducir. 

Deje un comentario

Post Similares