Coche a punto
¿Quieres que tu coche esté en perfectas condiciones? En Coche a punto ponemos a tu disposición todas las respuestas sobre el mantenimiento de tu automóvil, revisiones y aspectos técnicos de interés. ¡Preocúpate solo de disfrutar de tu viaje!

Los tipos de lunas de coche

Tipos de lunas de coches.

Las lunas son una parte fundamental de nuestros coches a nivel de seguridad. Su principal objetivo es permitir la visibilidad, tanto del conductor como de los pasajeros. Otra de sus funciones más importante es que evitan el agua, el viento, los insectos y cualquier elemento que pueda afectar de forma negativa a la conducción. También nos protegen de las temperaturas extremas por su capacidad aislante e incluso, pueden evitar la deformación del techo en caso de vuelco pero, ¿qué tipo de lunas de coche existen?

Lo primero que debemos conocer es que los vidrios con los que se fabrican las lunas son diferentes a los de un hogar. Sus características pueden variar dependiendo de los materiales. Suelen ser el resultado de una fusión de óxido de sodio, potasio, calcio, arena de sílice e incluso componentes metálicos. Con el paso de los años, han mejorado considerablemente para ofrecer mayor protección y seguridad. Hay dos tipos de técnicas más destacables que son templado y laminado y dentro de ellas, existen muchos subtipos adaptados a cada necesidad. 

¿Qué tipos de lunas de coche existen?

Como ya hemos mencionado, hay dos tipos de lunas de coche más comunes, las de vidrio templado y las de vidrio laminado. Otra de las más populares es la luna de vidrio tintado.

Lunas de vidrio templado

Están formados por una sola capa de aproximadamente 5 mm de espesor. Recibe este nombre por el proceso de fabricación, ya que el vidrio se introduce en un horno después de que haya sido adaptado. El vidrio se trata a unos 600º y se procesa mediante calentamiento y enfriamiento. Esto es repetido en varias ocasiones para conseguir una dureza frente a los golpes 10 veces superior a la de su estado original. 

Lunas de vidrio laminado

Está compuesto por dos láminas de vidrio unidas por otra de butinal de polivinilo o PVB. La funcionalidad del PVB es que si se produce un impacto o una rotura, impida el desprendimiento del vidrio y que sus fragmentos puedan ocasionar más daños. A nivel de seguridad, conlleva grandes beneficios para los ocupantes de un vehículo. 

En cuanto al proceso de fabricación consiste en tres fases: corte y serigrafía, moldeo y ensamble.

Lunas de vidrio tintado

Este tipo de luna de coche es de un color más oscuro y su principal finalidad es absorber parte de la luz solar, lo que ayuda a reducir la carga térmica del interior del vehículo. Además, evita deslumbramientos de coches que circulen por detrás. Hay que destacar que no es lo mismo un cristal tintado y que uno laminado. En el primer caso, viene tintado de fábrica y el segundo son unos vinilos que se le añaden al cristal. 

Existen diferentes niveles de opacidad y debemos elegir una con la que podamos ver el resto de vehículos. Tenemos que tener en cuenta que las lunas de vidrio tintado tienen que cumplir unos requisitos de homologación.

Algo común a todos los tipos es la necesidad de reparar o sustituir la luna en caso de impacto o resquebrajamiento, para evitar que el daño aumente e influya en la seguridad y aerodinámica del coche.

Homologación de lunas de vidrio tintado 

Para pasar la ITV debes cumplir unos requisitos legales muy importantes. Anteriormente era necesario que la ITV homologara la instalación de las lunas tintadas con una revisión extraordinaria, pero ahora no es necesario. Una de las cosas que hay que tener en cuenta es que está prohibido tintar las lunas delanteras de los coches, incluyendo parabrisas y cristales delanteros. 

A pesar de que no es necesario pasar por una revisión extraordinaria, si se requiere de una documentación: el certificado de homologación expedido por el fabricante y la cumplimentación del taller instalador. El certificado debe acompañar a la ficha técnica del vehículo

Otros requisitos sobre el estado de las lunas son:

  • No pueden tener burbujas de más de 2 milímetros de diámetro. 
  • Las láminas no pueden perder adherencia.
  • Los cristales tienen que estar sellados mediante marcas con pistolas de arena, pegatinas o leyendas de la lámina.

Estos son los requisitos que determina la DGT para superar la Inspección Técnica de Vehículos o ITV en los diferentes tipos de lunas para coche. En Carglass te garantizamos una instalación bajo los requisitos de homologación para que disfrutes de tus cristales tintados.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares