Coche a punto
¿Quieres que tu coche esté en perfectas condiciones? En Coche a punto ponemos a tu disposición todas las respuestas sobre el mantenimiento de tu automóvil, revisiones y aspectos técnicos de interés. ¡Preocúpate solo de disfrutar de tu viaje!

Cómo funciona la tracción integral y cuáles son sus principales ventajas

Qué es la tracción integral.

A menudo solemos escuchar hablar de los diferentes tipos de tracción del un vehículo, sobre si es delantera, trasera o integral. Pero es muy común que tengamos dudas respecto a estos términos y que no sepamos con claridad qué significa realmente que nuestro coche cuenta con tracción integral. Por ello, en este post queremos aportar un poco de información extra y ayudar a que a la hora de comprar un coche puedas hacerlo conociendo todos los detalles. ¡Allá vamos!

¿Qué es la tracción en un vehículo?

Antes de adentrarnos en qué es la tracción integral, debemos entender qué es la tracción en sí y qué papel juega en el funcionamiento de los vehículos. De manera sencilla, la tracción se refiere a la fricción que se produce en los neumáticos cuando estos entran en contacto con el suelo, hecho que permite avanzar el coche. Si este rozamiento no existiese, sería imposible mover el vehículo. 

Atendiendo a los aspectos técnicos, se llama tracción a la transmisión de la potencia del motor a las ruedas delanteras o traseras por medio de los ejes. Es decir, el sistema de transmisión conduce la fuerza del motor a los ejes que, a su vez, transmiten esta fuerza a las ruedas para que se muevan, rocen el suelo y el vehículo avance o retroceda. 

En el mercado, existen coches con tracción delantera, con tracción trasera o con tracción integral. Lo que diferencia unas de otras es el eje o ejes donde el sistema de transmisión dirija la fuerza generada por el motor. En este sentido, si se dirige al eje delantero la tracción será delantera y si se dirige al trasero, la tracción será trasera. Pero, ¿qué ocurre con la tracción integral?

Características de la tracción integral 

La tracción integral o a cuatro ruedas surge como una alternativa a la tracción delantera y trasera. En este caso, la potencia del motor se transmite a los dos ejes (delantero y trasero), por lo que las cuatro ruedas reciben la fuerza necesaria para moverse. 

Este sistema tiene como finalidad mejorar la capacidad de transformar la energía del motor en movimiento del vehículo. Además, cada rueda tiene que transmitir menos potencia al suelo, de tal forma que no satura tanto el límite de agarre, como ocurre en las otras dos tipologías. 

Ventajas e inconvenientes

  • La principal ventaja de la tracción total es que no importa qué rueda tenga mejor contacto con el suelo porque este tipo de tracción asegura que recibe la fuerza necesaria para mover el vehículo en cualquier ocasión. 
  • Mayor seguridad en la conducción, sobre todo en asfalto o cualquier otro terreno con lluvia, nieve o hielo. Aporta un  mayor agarre en cualquier tipo de pavimento y, por ende, hay un mayor control sobre el vehículo. Por ello, la mayoría de los coches SUV, todoterrenos o 4×4 incluyen este tipo de tracción total. 
  • Gracias a este mayor agarre, a la hora de circular por curvas es mucho más seguro, ya que se limita el riesgo del sobreviraje. Además, la tracción a cuatro ruedas resulta muy útil en las salidas de las curvas ya que permite acelerar mucho antes. 

No obstante, nada ni nadie es perfecto, y la tracción a cuatro ruedas cuenta con algunos inconvenientes:

  • Los vehículos que incluyen este equipamiento son mucho más caros que los que cuentan con tracción delantera o trasera. 
  • El vehículo que la lleva pesa mucho más y, por ende, hay un mayor consumo de combustible. En los meses de más calor, podemos compensar el exceso de consumo ahorrando en aire acondicionado sin sufrir, gracias al laminado de lunas.

Cuando conducimos por terrenos muy irregulares o con poca adherencia, o con condiciones climatológicas adversas, como fuertes lluvias o nevadas, la tracción integral marca la diferencia en cuanto a rendimiento, mostrándose más eficiente. También dificulta el aquaplaning, pero no lo evita totalmente. Fuera de estos casos, resaltan sus inconvenientes, el consumo y el excesivo peso que resta ligereza.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares