Coche a punto
¿Quieres que tu coche esté en perfectas condiciones? En Coche a punto ponemos a tu disposición todas las respuestas sobre el mantenimiento de tu automóvil, revisiones y aspectos técnicos de interés. ¡Preocúpate solo de disfrutar de tu viaje!

La Dirección Asistida: conoce sus tipos y cómo identificar problemas

Tipos de dirección asistida

Puede que los más jóvenes no recuerden o no hayan tenido que vivir en sus carnes la complicada tarea que era hace un tiempo girar el volante, especialmente en el momento de aparcar. Los más veteranos, en cambio, estamos seguros que sí saben de lo que hablamos. De la misma manera, recordamos con nostalgia aquellos balones de fútbol que te dejaban tatuado su Mikasa. 

La dirección asistida llegó hace años para facilitar la vida de los conductores a la hora de girar el volante. Algo que se ha asumido ya con total naturalidad y comodidad en los automóviles actuales. Sin embargo, ¿qué es, cómo funciona y qué tipos de dirección asistida existen? Durante estas líneas vamos a resolver todas las dudas. 

 

¿Qué es y cómo funciona la dirección asistida de tu coche?

Desarrollado a principios del siglo XX, la dirección asistida se trata de un sistema controlado de forma electrónica con el que se consigue reducir el esfuerzo que tiene que hacer el conductor al girar el volante. De esta forma, se consigue una conducción más cómoda y segura. 

En función de la velocidad a la que circula el vehículo, la dirección asistirá en mayor o menor medida. Cuando se circula a velocidades más bajas, la fuerza que hay que realizar es mayor para poder girar las ruedas que cuando se trata de velocidades altas. En este giro, hay que vencer la fuerza de fricción entre el neumático y el firme.

Cada fabricante de vehículo será el responsable de hacer los calibrados convenientes a la dirección asistida. De esta forma, estos determinarán el nivel de asistencia en cada momento de conducción. Una asistencia mayor, permitirá realizar maniobras con menos esfuerzos. Sin embargo, según la situación, está facilidad podría ser contraproducente generando sensación de flotabilidad y una falta de precisión. Por ello, algunos modelos de coche cuentan con modos de conducción seleccionables a criterio del conductor, en función de si circula por ciudad o carretera. 

 

Tipos de dirección asistida

En la actualidad encontramos diferentes tipos de dirección asistida, algunos ya en desuso y otros que van cogiendo más protagonismo en los diferentes modelos de automóviles. 

 

Cómo funciona la dirección asistida eléctrica

 

Dirección asistida hidráulica

Es una de las que se encuentra en desuso por ser demasiado pesada consumiendo así mayor energía. Sin embargo, actualmente aún existen numerosos vehículos que cuentan con este tipo de dirección puesto que fue el primero en nacer. Consiste en una bomba hidráulica accionada por medio de una correa y que asistía al movimiento de las ruedas en función del giro del volante. 

En el momento del giro, se permite el paso de un líquido hacia uno u otro lado de la cremallera de la dirección. Hace la función de pistón hidráulico, dando soporte mecánico al giro de las ruedas. Si no se hace ningún giro, esta permanece cerrada. 

 

Dirección asistida eléctrica universal

Cada día más utilizada por los diferentes fabricantes. Es más compacta, ligera, por lo que ayuda a ahorrar combustible. Se trata de un sistema que funciona mediante un motor eléctrico, generalmente ubicado en la columna o cremallera de la dirección. Una de sus ventajas es que hace la conducción más cómoda debido a que genera asistencia variable en función de la velocidad, aunque también puede ser limitada en prestaciones para vehículos muy pesados. 

 

Dirección asistida electrohidráulica

Es el sistema que combina los dos tipos explicados anteriormente y que, durante un largo período de tiempo, ha sido la elección de la mayoría de los fabricantes. Esta, utiliza un motor eléctrico para accionar la bomba hidráulica de la dirección en vez de utilizar la fuerza del motor mediante una correa. Igual que la eléctrica, no resta en ningún momento potencia al motor y evita desgastes así como averías relacionadas con la activación de la correa. 

 

Problemas de una dirección asistida defectuosa

Algunos de los posibles problemas o síntomas que puedes detectar si tu coche tiene algún problema con la dirección asistida son:

 

  • Ruidos al girar el volante. Si escuchas un ruido cuando las ruedas giran puede ser que el líquido de la dirección no esté funcionando correctamente. Una caída en la cantidad de líquido puede ser síntoma de una fuga en la cremallera. 
  • Volante muy duro. Si girar el volante se hace tarea complicada, hay algo que está fallando. Además de la fuga de líquido o nivel bajo del mismo, también se puede dar por daños en la correa de la dirección. 
  • Vibraciones del volante al ralentí. Una indicación clara de que la dirección asistida no entra en funcionamiento. Esto se debe a que la correa está dañada, suelta o en cualquier caso, necesita ser reemplazada. 
Deje un comentario

Post Similares