Coche a punto
¿Quieres que tu coche esté en perfectas condiciones? En Coche a punto ponemos a tu disposición todas las respuestas sobre el mantenimiento de tu automóvil, revisiones y aspectos técnicos de interés. ¡Preocúpate solo de disfrutar de tu viaje!

Cómo limpiar los mosquitos del coche y sus beneficios

mosquitos en la parte delantera del coche
Con la llegada de temperaturas más altas, empezamos a encontrarnos nuevos visitantes indeseados y tareas en nuestro vehículo que no teníamos en invierno. Uno de los mejores ejemplos es la de limpiar los mosquitos del coche cuando llegamos tras un viaje largo: es bastante desagradable echar un vistazo al parabrisas o al frontal del mismo y ver que está repleto de estos pequeños insectos que, por otro lado, son inevitables en primavera y verano. Por eso es tan importante aplicar un tratamiento antimosquitos antes de su llegada. Y es que los mosquitos son quizá, junto a las deposiciones de los pájaros cuando lo estacionamos bajo cualquier árbol, uno de los restos que más trabajo cuesta retirar de nuestro coche. Por eso conviene tener en cuenta algunos de estos trucos a la hora de limpiar los mosquitos si no queremos que después, una vez pase el tiempo y le dé el sol de forma continuada, sea mucho más complicado. Pero: ¿por qué debemos hacerlo y no dejarlos ahí demasiado tiempo?

La importancia de limpiar los mosquitos del coche

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de valorarlo es el hecho de saber que los mosquitos son pequeños objetos volantes que impactan en nuestro coche cuando nos desplazamos con él. No van a llegar a hacernos reparar el parabrisas, está claro, pero pueden ser muy dañinos también en la carrocería si dejamos que se sequen. Limpiarlos después será mucho más complicado, y pueden llegar a dejarnos marcas si no tenemos cuidado. Por otra parte, también hay que valorar el hecho de proteger la pintura del vehículo: si no tenemos precaución a la hora de retirarlos, es posible que dejemos marcas en la misma. Para evitarlo, existen métodos y consejos que nos evitarán todo tipo de problemas durante el proceso de limpiar los mosquitos del coche.

Limpiar mosquitos del parabrisas

Antes de nada, un consejo: en los momentos previos a salir de viaje, no está de más revisar el depósito de líquido limpiaparabrisas; si en el trayecto observamos que los mosquitos se están adhiriendo con mucho ‘cariño’ a nuestra luna delantera, podemos usar los limpiaparabrisas con cierta frecuencia. Así evitaremos su acumulación y, sobre todo, que se resequen y sea mucho más complicado limpiar los mosquitos del coche después.   Una vez hecho esto, es inevitable que al finalizar el trayecto (en especial si ha sido uno largo), tengamos mosquitos repartidos por el parabrisas del coche. Para retirarlos, lo más adecuado son espumas especialmente creadas con este propósito: humedecen y reblandecen los mosquitos para que después limpiarlos será pan comido. Si no dispones de este tipo de espumas, también puedes limpiar los mosquitos del coche simplemente con agua templada -para ablandarlos- y las típicas mangueras de agua a presión de los lavaderos. Como decimos, con un tratamiento antimosquitos previamente aplicado, el proceso será muchísimo más llevadero: este tipo de aplicaciones evitan que los insectos se adhieran con facilidad al cristal y hacen más fácil su limpieza.

Limpiar mosquitos de la pintura

Tras el parabrisas, la pintura del coche es el apartado que más sufre los efectos de estos visitantes tan indeseados en primavera y verano, en especial la parte delantera y los retrovisores con los impactos frontales durante los viajes. Para retirarlos, podemos seguir unos pasos muy sencillos que nos facilitarán la tarea de retirarlos sin dañar la pintura de la carrocería:
  1. Nunca los dejes demasiado tiempo ahí: el calor hará que se resequen y sea mucho más complicado quitarlos después, además del posible efecto corrosivo que puedan tener sobre la pintura.
  2. Hazte con un cubo de agua templada, de igual forma que con la limpieza de mosquitos del parabrisas, para acometer esta limpieza.
  3. Humedece las partes que más hayan sufrido los efectos de los mosquitos, para ablandarlos y que su retirada sea sencilla.
  4. Con una manguera de agua con jabón, procede a aplicar presión sobre los restos de mosquitos para eliminar los residuos sólidos.
  5. Si aún quedaran restos, haz una segunda pasada o elimina lo que quede con una esponja o cepillo adecuado para este tipo de uso. De lo contrario, otro tipo de materiales podrían ser contraproducentes y rallar la pintura del coche.
 
Deje un comentario

Post Similares