¡Buen Viaje!
¿Te gusta viajar? ¿Eres de los que se lanzan a la aventura de explorar nuevos lugares? En ¡Buen viaje! te ofrecemos rutas y planes en coche, trucos de ahorro y consejos de mantenimiento para disfrutar de un viaje inolvidable.

Ruta por Portugal en coche

Ruta por Portugal en coche.

Portugal es uno de los lugares ideales para realizar una ruta en coche y perderse por sus paisajes y pueblecitos con encanto, disfrutando de la gastronomía, además de ser una manera de encontrar lugares con un punto exótico sin salir de la península:

Conocer el país europeo en una ruta por Portugal en coche de norte a sur, visitando algunos de sus puntos de interés más importantes. Solo tendrás que preocuparte de cómo organizar tu viaje y disfrutar a lo grande.

Pueblos y ciudades que visitar en una ruta por Portugal

Braga: la ciudad de 180.000 habitantes es considerada una de las más turísticas de Portugal, gracias a la belleza de su casco histórico. Además, Braga tiene dos universidades y diferentes museos para visitar.

Oporto: se trata, junto con Lisboa, de la ciudad más importante de Portugal, que además cuenta con una belleza muy característica, en parte gracias a la desembocadura del río Duero y la unión por majestuosos puentes de sus dos orillas. La catedral de la Sé, la Torre de los Clérigos, el Palacio de la Bolsa, la Iglesia de San francisco o los jardines del Palacio de Cristal son solo algunas de sus joyas, distribuidas por toda la ciudad.

Podemos aprovechar el tiempo disfrutando además de sus monumentos, de su famoso vino de Oporto y una gastronomía de gran relación calidad-precio.

Castelo Rodrigo: pegado a la provincia de Salamanca, Castelo Rodrigo es considerada como una de las siete maravillas del país luso, por su espectacular ambiente durante la época de los almendros en flor y la muralla que rodea la ciudad que se alza sobre el valle del río Côa, llena de monumentos que reflejan el cruce de las culturas cristiana, judía y árabe.

Monsanto: continuando nuestro camino hacia el sur, llegamos a Monsanto, una aldea incrustada en rocas de granito y rodeada de dehesas y con miradores espectaculares, llama la atención por su mimetización con el medio ambiente. Como curiosidad, en la Torre del Reloj, luce el trofeo a la “Aldea más portuguesa que Portugal” en forma de gallo de plata.

Guarda: la catedral de estilo gótico es el principal reclamo turístico de la ciudad, pero algunas de sus iglesias, como la de San Vicente o de la Misericordia, son características por su color blanco combinada con piedra y los paneles de azulejos en el interior. Los restos del antiguo castillo, o la Torre dos Ferreiros, parte de la muralla que rodeaba la ciudad, son otros de sus puntos de especial interés.

Castelo Branco: lo primero que destaca de esta pintoresca ciudad portuguesa es la silueta del castillo de los templarios, construido en la edad medieval. Pero además, la ciudad cuenta con un rico casco histórico, comenzando por la Praça de Camões. Podemos visitar su catedral, o los jardines del palacio episcopal, ideales para pasear con buen tiempo.

Lisboa: la capital portuguesa emana un ambiente bohemio y en parte decadente que inspira a los visitantes. Desde la Plaza del Comercio, todo el centro de la ciudad cuenta con uniformidad de estilo y edificios emblemáticos, a la vez que con espacios abiertos, ideales para pasear. El Castillo de San Jorge, el Monasterio de los Jerónimos o la Torre de Belem son otras de las joyas que no nos podemos perder en la visita a la ciudad.

Cascais: ligeramente al sur y muy cerquita de Lisboa encontramos Cascais, un pequeño pueblo de pescadores que cuenta con un paraje a su alrededor increible. Si nos apetece pegarnos un baño, lo ideal es alejarnos un poco del pueblo en busca de playas más grandes para uso recreativo.

Ruta en coche por Portugal: Sintra.

Sintra: lo ideal para visitar con calma la ciudad es dejar el coche aparcado y recorrer a pie las rutas hasta los monumentos principales y disfrutar de sus calles. Podemos comenzar el itinerario por el Palacio da Pena, aunque deberemos preparar bien las piernas para la cantidad de subida y bajada de escaleras. El Palacio de la Regaleira será el siguiente punto de obligada visita, tanto por dentro como por fuera.

Óbidos: También cercana a la capital Portuguesa encontramos Óbidos, una ciudadela fortificada, una joya que ha sido ofrecida por los monarcas del país luso durante muchos años como ofrenda a sus mujeres, por lo que habitualmente es conocida como la “Villa de las reinas!”. Sus calles empedradas y sus construcciones pintorescas hacen que merezca la pena perderse por el municipio.

Puedes adaptar la ruta al tiempo que tengas, priorizando ver las ciudades del norte o del sur, dividiendo en dos el trayecto y dedicando el tiempo necesario a cada lugar, para disfrutar del paisaje, la gastronomía o un baño en la playa cuando sea posible. Elijas lo que elijas, ¡seguro que disfrutas de esta escapada al país vecino donde, además, comerás de maravilla!

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares