• Inicio
  • Lo + humano
  • ¿Qué es esa luz? Cuando el cuadro de mandos del coche es una incógnita

¿Qué es esa luz? Cuando el cuadro de mandos del coche es una incógnita

cuadro de mandos del coche

Navegadores integrados, sistemas de preaviso, pantallas táctiles… la cantidad de información que nos facilita hoy en día un vehículo moderno se ha multiplicado. El cuadro de mandos del coche es para demasiados conductores algo parecido a un galimatías del que apenas se conocen los indicadores básicos. Algo preocupante, porque nuestro coche puede estar facilitándonos información clave y, si lo ignoramos, puede suponernos un disgusto ahora que llegan los desplazamientos del verano.

Te invitamos a distinguir algunos indicadores que deberías interpretar siempre a la primera. Te ahorrarás sustos, tu actitud al volante será más relajada y eso se traducirá en una conducción segura.

La bomba de aceite

Cuando en el cuadro de mandos del coche se ilumina un testigo con forma de aceitera, debemos prestar especial atención. Si es piloto se ilumina en color amarillo, quiere decir que el nivel de aceite está por debajo de lo recomendable y que hay que reponer este líquido lo antes posible, a riesgo de romper el motor. Pero si, en lugar de amarillo, pasa al color rojo, deberemos extremar la precaución, ya que nuestro coche nos estará indicando que existe un problema en la bomba de aceite, una de las partes fundamentales de la mecánica. Puede tratarse del deterioro del filtro, de falta de presión, de una mala instalación de la propia bomba o de la existencia de partículas extrañas. En todo caso, el paso por el taller es urgente.

La presión de los neumáticos

Si en el cuadro de mandos del coche vemos iluminarse un testigo en el está representado un neumático, y dentro de él un signo de interrogación, significa que al menos una de las ruedas cuenta con una presión insuficiente. Es una buena razón para comprobar el estado de las ruedas para verificar si se ha producido un pinchazo o una pérdida de aire por otra razón. Circular con los neumáticos con poca presión de aire puede dañar la dirección y además incrementa la distancia de frenado. También incrementa el consumo de combustible.

El líquido refrigerante

Los coches están preparados para emplear la proporción más eficiente de combustible y aire a la hora de inyectar combustible al motor. Para todo ello entra en juego el sensor que detecta la temperatura a la que se encuentra el líquido refrigerante. Si en el cuadro de mandos se ilumina un testigo en el que se representa un termómetro dentro de un líquido, quiere decir que la temperatura del líquido de refrigeración es excesiva. Nunca hay que abrir el capó si de él sale vapor o líquido refrigerante, a riesgo de sufrir quemaduras. Lo más indicado es acercarse a un taller próximo o avisar a una grúa para que lleve el coche a un taller cercano.

El alternador

Es fácilmente identificable por un perfil que representa a una pila. Si, con el motor en marcha, se ilumina, nuestro coche nos estará informando de que el alternador no genera suficiente tensión, lo que se traduce en que no se puede cargar la batería y, por lo tanto, los distintos sistemas eléctricos del coche no contarán con la suficiente energía eléctrica. Ten en cuenta que, a partir de ese momento, es posible que si el coche se para no puedas volver a arrancarlo, porque la batería se puede estar descargando. En una situación extrema incluso podría darse el caso de que el vehículo se detenga en marcha.

Otro elemento fundamental de revisar en tu coche es el parabrisas. Si necesitas reparar o sustituir el parabrisas, aprovecha las ventajas que ofrece Carglass y pide cita ahora. Y recuerda que también puedes acudir a tu centro Carglass para renovar tus escobillas, aplicar nuestro tratamiento antilluvia o si necesitas un laminado de lunas.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


seis + = 14