OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

El shooting brake, sus orígenes y evolución

Shooting brake actual.

Los apasionados del mundo del motor seguro que los conocen, pero lo más probable es que haya muchas personas que no sepan qué son los shooting brake o que no tengan muy claras sus características. Y no es para menos, ya que este tipo de carrocería ha sufrido múltiples variaciones a lo largo de los años. ¿Quieres saber más? ¡Te contamos su historia!

¿Qué es un shooting brake?

Técnicamente hablando y ciñéndonos a sus características originales, un shooting brake es un coche deportivo de dos puertas laterales y una trasera tipo break derivado de otro coupé con carrocería de tres volúmenes. En síntesis, es un coche resultante de la combinación de un coupé y un station wagon o familiar. 

Dicho de otra manera, son versiones de coupés de cuatro puertas, aunque en su origen eran vehículos familiares de dos puertas. Su característica principal es que cuentan con un portón trasero más voluminoso y con mayor apertura de acceso. De hecho, estos fueron los primeros en emplear lo que hoy conocemos como maletero, aunque no fue hasta el nacimiento de los tipo hatchback cuando se generalizó su uso.

Pero, ¿cómo nacieron estos coches tan peculiares? Veamos su historia. 

Origen y evolución de los shooting brake

El término “shooting brake” encuentra su origen en el mundo de los caballos, ya que “brake” se utilizaba a finales del siglo XIX para referirse a los coches tirados por estos animales. Por su parte, “shooting” encuentra su razón de ser en que a estos coches de caballos se les podían adaptar los asientos para poder transportar armas y otros objetos que permitiese a las clases más altas ir de caza, el pasatiempo favorito de los lores en Reino unido. 

Con el paso del tiempo, y la llegada de los vehículos a motor en los años XX, los señores empezaron a encargar a las marcas coches con carrocerías que les permitieran trasladar en un solo viaje a los cotos de caza a sus invitados, los perros y las armas. 

A partir de los años 60 y 70, este tipo de vehículos fueron objeto de deseo de muchos diseñadores, quienes crearon versiones de lujosos coupés, lo que les ha otorgado una imagen de distinción y elegancia que perdura hasta nuestros días. Uno de los más característicos es el Volvo P1800 ES, consecuencia del Aston Martin D85 Shooting Brake.

En los primeros años del siglo XXI, con la evolución de los vehículos a la actualidad, este tipo de coche dejó de verse como una pieza clásica y comenzó a usarse por familias gracias al modelo Nomad que Chevrolet presentó en 2004. Tras él, marcas como Audi o Mercedes, con el CLS Shooting Brake de 2012, o Ferrari con el FF de 2011, impulsaron la presencia de estos coches en el mercado. En la actualidad son versiones de los clásicos coupé, solo que con más maletero y con cuatro puertas. 

Por tanto, estos coches nacieron del deseo de los Lores por tener un coche que les facilitase desarrollar su hobby, dando lugar a una pieza única, original y elegante a la par que práctica.

Los shooting brake en la actualidad

A día de hoy el término “shooting brake” es más útil en el mundo del marketing que en el mundo del motor, ya que no se fabrican coches con las características iniciales. Más concretamente, ha sido Mercedes Benz quien lo ha utilizado para promocionar el CLA y el CLS Shooting Brake, que realmente son pseudo-coupés, puesto que tienen cuatro en vez de dos puertas. 

Sea como fuere, este concepto perdura -y perdurará- en la historia del motor gracias a que supuso una revolución tanto en el plano del diseño como del aprovechamiento del espacio, características que los hacen muy atractivos. Para mejorar el confort a bordo, es habitual que se implemente el laminado de lunas, que además otorga privacidad a los ocupantes.

A día de hoy, las grandes marcas conservan la esencia, aunque en apariencia ya no se encuentren demasiadas semejanzas. Hoy los shooting brake son la convergencia del diseño, la deportividad, la habitabilidad y la familia. Algunos de los modelos más reconocidos son el Ferrari GTC4 Lusso; el Ford Mustang Intermeccanica; el Porsche 944 de DP Sport; el Audi Quattro; y BMW Sport Combi Luchjenbroers, entre otros.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares