OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es y cómo usar el Launch Control?

Qué es launch control.

El Launch Control fue un sistema para coches deportivos o de carreras que se dio a conocer en los años 90, en pleno boom de las gestiones electrónicas, los sensores y demás electro-optimizaciones. 

Hasta hace poco este control de asistencia de salida, denominado Launch Control, se instalaba solo en coches superdeportivos o de lujo, pero cada vez son más los vehículos que cuentan con este sistema. Esto se debe a su creciente popularidad, que ha hecho que cada vez más marcas se decanten por equipar sus coches más accesibles con Launch Control. Por tanto, puede que el día de mañana tengas que escoger si quieres que tu coche nuevo lleve este sistema o no. Como hay que estar informado de todo, en este post vamos a explicar qué es el Launch Control y cómo funciona.

¿Qué es el Launch Control?

Como hemos dicho anteriormente, el Launch Control comenzó en el mundo de la competición automovilística. Se diseña porque, en cualquier tipo de competición de esta índole, el piloto necesita salir lo más rápido posible. Lo normal es que antes de que den el pitido de salida, el piloto revolucione el coche al máximo, así una vez que tenga que salir simplemente con levantar el pie del embrague la potencia haga que salga disparado. La verdad es que esta preparación es ilógica. 

La función principal de un neumático es transmitir el par al asfalto, y si un neumático está patinando, que es lo que ocurre cuando se revoluciona tanto el coche en parada, todo ese par se está evaporando con el humo grisáceo que están emitiendo debido al sobre esfuerzo. Con esta aclaración, es más fácil entender que la mejor manera para que un piloto salga en una carrera no es revolucionando al máximo el coche o patinando. 

Para un piloto o un conductor amateur es muy difícil conocer el límite de revoluciones exacto en el motor para realizar una salida aprovechando cada Nm disponible, sin que se sobrepase el grip de los neumáticos. Con otras palabras, es complicado encontrar el límite de revoluciones exacto en el motor para transferir a las ruedas una cantidad adecuada de par y potencia, sin que llegue a patinar. Gracias a los avances en la electrónica, esto es posible desde hace ya unas décadas. 

Las mejoras tecnológicas de los automóviles, como las que permiten que dispongamos de los sistemas ADAS, también han hecho posible desarrollar un sistema que puede realizar esta acción deportiva de manera automática y controlada, sin peligrar la vida del conductor o un posible derrape. Con esto nace el Launch Control o control de salida en español. Este revolucionario sistema hace que muchos coches deportivos pasen de 0 km/h a 100 km/h en tiempo récord. En pocas palabras, el Launch Control es un sistema que sirve para mejorar el tiempo de salida desde parado de un vehículo. 

¿Cómo se usa el Launch Control?

El Launch Control no proviene de una pieza específica que pueda instalarse, sino que es una modificación del software de la ECU. Es una correcta combinación y coordinación de todos los controles y sistemas electrónicos equipados en el coche como el ABS, el control de tracción, la caja de cambios automática y la centralita. Permite al conductor no perder tracción al apretar el acelerador ante una salida que debe realizarse desde parado. 

El Launch Control es un software que actúa sobre el acelerador teniendo en cuenta la configuración del motor del vehículo. Determina la potencia adecuada que el propulsor debe enviar al eje motriz si es tracción de 2 ruedas, o a los 2 ejes motrices si es un 4×4. Es muy eficaz para conseguir una salida sin derrapar, y para que las ruedas no se adhieran en los primeros metros. El Launch Control permite acelerar más rápido, con una mayor eficiencia y gestión. Una de las mayores ventajas de este sistema, además de las dichas anteriormente, es que desgasta menos las ruedas, ya que al no derrapar no se produce un exceso de fricción en las gomas. 

Como no podía ser de otra manera, este sistema ya ha sido adquirido en muchos de los modelos de Porsche, Ferrari o Lamborghini.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares