OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

¿Qué pasa si echas gasolina a un diesel?

 

 

Te lo adelantamos desde la primera línea: echarle gasolina a un diésel no es una buena idea. Hace años, podía ser una práctica habitual (aunque nunca ha sido recomendable) debido a que se decía que ayudaba a limpiar el motor y todo su sistema de inyección, pero esto es algo que única y exclusivamente podía aplicarse a los motores diesel atmosféricos de hace décadas. Actualmente, con los modernos sistemas de inyección y la tecnología aplicada en los vehículos actuales, es una mala idea.

Sin embargo, sigue ocurriendo, y eso que los boquereles de las gasolineras están diferenciados ya entre diésel y gasolina para evitar al máximo estas equivocaciones. También son distintas las medidas de la anchura de la boca de cada depósito, pero contra los despistes siempre es difícil luchar. Así que: ¿qué pasa si llegamos al punto de echarle gasolina a un diésel?

Consecuencias de echarle gasolina a un diésel

Si no giras la llave de contacto después de echarle gasolina a un diésel, a tu vehículo no le pasará absolutamente nada si nos hemos dado cuenta antes de hacerlo. Lo más conveniente es avisar al personal de la estación de servicio de lo ocurrido, y contactar con la aseguradora de la póliza para pedir el desplazamiento de la asistencia en carretera. Nunca intentes vaciar el depósito si no cuentas con los útiles y conocimientos adecuados: podría suponer un peligro tanto mecánico como de seguridad a la hora de manipular el combustible.

En caso de que hayas arrancado el coche y circulado con él, las consecuencias nunca van a ser fijas y dependerá de los efectos que echar gasolina a un diésel haya provocado. Poner gasolina en un motor diesel puede dañar elementos del sistema de inyección del vehículo, así como en el motor: el gasóleo también cuenta con una propiedad lubricante que se ve reducida si añadimos gasolina y esto puede provocar daños en el resto del sistema como las juntas o los inyectores.

¿Qué pasa si echas gasolina a un diesel?

 

La relación de compresión del motor también es un factor importante a tener en cuenta a la hora de echarle gasolina a un diésel: podrían dañarse elementos del motor o del sistema de encendido debido a una relación de compresión mucho más alta en los diesel. Por tanto, una vez detectada la avería, es probable que sea necesario el vaciado de todo el sistema de combustible, además de filtro o bomba.

¿Cómo evitar este error?

La recomendación más obvia es la más simple: prestando mucha atención cada vez que toque repostar en una estación de servicio. Un despiste puede desembocar en una avería muy fácil de evitar si observamos las mangueras y el combustible que necesita el vehículo. Puede parecer algo trivial, pero no sería la primera vez que ante la compra de un nuevo vehículo o el alquiler de éste, los conductores se preguntan con dudas cuál deben elegir a la hora de repostar.

De hecho, muchas empresas de alquiler de coches colocan pegatinas en la misma tapa de los depósitos de combustible para evitar que sus usuarios caigan en el error de echar gasolina a un diesel. Lo contrario, echar diesel a un gasolina, es más difícil debido a que los boquereles de las mangueras diesel son más anchas generalmente que las bocas de llenado de los vehículos gasolina.

Mantener limpio el motor

Y si lo que te preocupa es “limpiar” internamente el motor diésel de tu coche, hay otras formas mucho más seguras (y recomendables) de hacerlo que echarle gasolina a un coche diesel. Productos como los aditivos son, además de baratos, una de las maneras más sencillas de hacerlo. De hecho, muchas gasolineras ya incluyen entre sus combustibles algunos aditivos que cuidan la calidad del mismo.

Otras formas, menos económicas aunque con mayor efectividad, son las limpiezas por barrido o las limpiezas por ultrasonidos. Estas últimas son la forma más cara de mantener en perfecto estado de limpieza el sistema de inyección del vehículo, pero también las más efectivas debido al desmontaje de los inyectores y su limpieza mediante ultrasonidos que eliminan la suciedad debido a la vibración que provocan.

¿Ya sabes de primera mano por qué no debes echar gasolina a un diésel? Si aún así te ocurre (todos podemos tener un despiste), ya sabes: no arranques el vehículo, llama a la asistencia en carretera y acude a un mecánico profesional para que lleve a cabo las tareas pertinentes de vaciado del depósito.

Deje un comentario

Post Similares