OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo se fabrican las lunas de los coches?

Fabricación de lunas del Coche

A la hora de conducir, estar protegidos de cualquier tipo de agente externo, es muy importante.  Por ello, la fabricación de lunas fuertes y resistentes es indispensable puesto que, en caso de accidente, puede salvarnos la vida, actuando como freno.

Las funciones de las lunas de los coches son muchas y muy variadas, convirtiéndolas en partes indispensables. Por eso, su fabricación se somete a importantes procesos productivos que hacen que sean totalmente seguros y capaces de cumplir todas estas funciones.

¿Nunca te habías preguntado cómo es el proceso de fabricación de las lunas? ¡En Carglass®  te contamos cómo es este proceso!

Fabricación de lunas del coche

La fabricación de lunas comienza por la selección de los materiales idóneos para su producción:

  • Arena silícea. materia prima fundamental para la fabricación del vidrio. 
  • Carbonato de sodio. Disminuye la temperatura de fusión del vidrio.
  • Caliza y dolomita. Logran que el vidrio pueda ser resistente al agua.

Calentamiento y fusión del vidrio

Todos estos materiales se juntan en una maquinaria especializada que es capaz de mezclar hasta 4.000 kg de polvo, la cantidad necesaria para fabricar casi 300 parabrisas. Cuando todos materiales se hayan mezclado correctamente,  se pasa a calentarlos en unos hornos a temperaturas de más de 600ºC.

Formación de las lunas

Cuando el vidrio se encuentra totalmente fundido, habiendo alcanzado temperaturas que hacen que incluso parezca lava, se colocará en estaño fundido. Pero estos dos materiales no se mezclarán, de tal forma que el vidrio flotará sobre el estaño formando láminas que darán lugar al tipo de vidrio laminado.

El vidrio laminado se utiliza para la fabricación de luna del coche, es decir, el parabrisas. Mientras que el vidrio templado se usa para las ventanas y las lunas traseras.

A continuación, el proceso de producción consistirá en pasar el vidrio por unas ruedas que le otorgarán el grosor adecuado para que se conviertan en lunas.

Corte de lunas

Cuando el vidrio está totalmente frío y duro, se cortará. Hasta entonces, se ha trabajado con grandes láminas, de gran tamaño, solo habíamos trabajado con el grosor. Por lo que, será ahora cuando se divida en secciones adecuadas al tamaño de un vehículo.

Para cortar el vidrio se utilizan dos tipos de maquinaria: una que debilita el vidrio previamente y otra por la que pasa posteriormente y que logra dividirlo. El siguiente paso es volver a cortar las lunas, en este caso adaptándose a las especificaciones de tamaño de cada vehículo y fabricante en particular.

 

Blindaje de lunas

Una vez cortadas,  se colocará entre la parte exterior e interior una laminado que otorgará a las lunas esa resistencia, también conocidas como las lunas blindadas. Esto es lo que hará posible salvar la vida de los pasajeros, en caso de accidente o impedirá que se rompa cuando un objeto impacta contra los cristales. Se trata de una fina capa que pega ambas partes y las mantiene unidas. Más o menos, es un proceso muy parecido al blindaje de los coches.

  • Primera categoría: Resistente a disparos.
  • Segunda categoría: Resistente a un ataque con subfusiles
  • Tercera categoría: Pensado para hacer resistente a armas de largo alcance,  como fusiles de asalto Ak-47 o M-16.
  • Cuarta categoría: Resistente a explosivos y atentados (“Coches-bomba”)

Testeo de lunas

Para acabar este proceso, son sometidos nuevamente a calor y algunos de ellos son testeados para comprobar que, efectivamente, no se rompen si un objeto de cierto peso impacta contra ellos.

Aunque se trata de un proceso bastante estandarizado, lo cierto es que los avances tecnológicos han evolucionado mucho y esto ha afectado a la producción de las lunas de coches. Ahora, mediante la incorporación de distintos materiales son capaces de:

  • Reducir el calor del interior del coche
  • Ruido exterior
  • Filtro de Rayos X, para que no se refleje la luz.

Ahora que ya conoces cómo es el proceso de fabricación de lunas quizá comprendas la importancia que tienen y cómo un buen mantenimiento puede salvarte la vida.

En Carglass nos encargamos de cambiar y reparar las lunas de tu vehículo para que en todo momento te mantengas seguro. ¡Si tienes algún problema no dudes en contactarnos!

Deje un comentario

Post Similares