Conduce seguro

En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Todo lo que debes saber sobre el sistema ADAS

Lejos quedaron aquellos tiempos en los que se viajaba en coches que no tenían ninguna estabilidad, e incluso tampoco cinturones de seguridad en los asientos traseros. Por suerte, el diseño de los vehículos ha ido avanzando y, hoy en día, ya es casi imposible imaginar un modelo que no cuente con la última tecnología para incrementar la seguridad durante los trayectos.

En este artículo vamos a explicar en qué consiste el sistema ADAS y cómo ha revolucionado la conducción en los últimos años. Las siglas hacen referencia a “Advanced Driver Assistance System” (Sistema Avanzado de Asistencia a la Conducción), que como su propio nombre indica se trata de un grupo de tecnologías que ayudan a reducir los riesgos que aparecen cuando se circula, tanto para el propio conductor y demás ocupantes del coche como para el resto de usuarios de la vía.

De forma progresiva todos los coches están incluyendo el sistema ADAS, aunque este concepto abarca diversos asistentes que controlan diferentes aspectos de la conducción. Entre los más conocidos se encuentran el sistema de mantenimiento de carril para detectar si el vehículo se está saliendo de la calzada de forma inconsciente, el control de crucero para mantener la distancia de seguridad respecto a los coches que circulan delante, el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, el de ayuda al aparcamiento o el sistema de detección de peatones, entre otros.

 

 

Relación entre el parabrisas y el sistema ADAS

Gran parte de las tecnologías que se engloban dentro del sistema ADAS están conectadas al parabrisas del coche. De esta forma, los sensores que se instalan en la luna delantera pueden detectar los obstáculos del entorno de una forma precisa y enviar la información al centro de control para que el vehículo realice la maniobra correspondiente.

Por este motivo, es de suma importancia que la calibración del sistema sea perfecta o de lo contrario la ayuda a la conducción no funcionará correctamente debido a que los datos que recoja el coche no serán 100% fiables.

En el caso de que sea necesario sustituir el parabrisas, posteriormente se debe realizar el sistema de calibración ADAS para que todo el conjunto de tecnologías vuelva a desempeñar su función de forma adecuada. Este calibrado consiste en recolocar los sensores y/o cámaras para que reciban las señales correctas en cada momento. Para ello, se utilizan unos instrumentos de alta precisión y requiere una formación especial por parte de los técnicos que llevan a cabo el trabajo.

Si tu vehículo cuenta con el sistema ADAS y el parabrisas sufre algún impacto, no dudes en acudir a un centro Carglass® donde nos encargaremos de cambiar el cristal y al mismo tiempo realizar el calibrado siguiendo las indicaciones del fabricante. De esta forma, te aseguramos que el vehículo volverá a funcionar con todas las garantías de seguridad.

No hay que olvidar que el parabrisas constituye un elemento básico del coche, por lo que ante cualquier desperfecto es importante solucionarlo cuanto antes. Además, el papel de la luna delantera es aún más importante sabiendo que también sirve de base para el conjunto del sistema ADAS. Para que todos los asistentes de ayuda a la conducción funcionen adecuadamente no sólo es fundamental que el parabrisas se encuentre en perfecto estado, sino que el calibrado después de la sustitución haya sido el adecuado para no afectar a la seguridad durante la conducción.

Compartir en

Deje un comentario

Post Similares