Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Luces de conducción diurna para una conducción segura

luces de conducción diurna
Cuando hablamos de conducción segura, solemos prestar atención a aspectos del vehículo relacionados con la seguridad pasiva (cinturones de seguridad, airbag, cristales, etc.) o la seguridad activa (sistemas de frenado, suspensión, estabilidad, etc.). En este último apartado es donde entra en juego la iluminación, un factor clave tanto para ver en la carretera como para ser vistos. Las luces de conducción diurna, llamadas también DRL por sus siglas en inglés (Daytime Running Lamps), se encienden de forma automática cuando se produce el encendido del motor. Debido a que emplean halógenos de bajo consumo o diodos LED, el coste de su uso es mínimo. Su uso previene un gran número de accidentes. A continuación te ofrecemos importante información sobre ellas.

Ofrecen más seguridad

  • Ayudan a frenar 100 metros antes. En carretera y buenas condiciones generales de visibilidad, un vehículo que equipa luces de conducción diurna o de cruce es visto 100 metros antes que otro que circula con las luces apagadas. El dato, aportado por la DGT tras un estudio en profundidad sobre la materia, deja clara la relevancia de este dispositivo para anticiparse a un accidente.
  • Participan directamente en la conducción. En el 50% de los accidentes de tráfico, la principal causa del siniestro es no haber visto o no haber visto a tiempo al otro vehículo implicado, un porcentaje que sube hasta el 80% cuando se trata de un cruce o una intersección. La mejora de la visibilidad no solo beneficia a los coches, sino que también peatones, ciclistas y motociclistas se benefician del uso de las luces DRL en las vías.

Son obligatorias en la Unión Europea para los turismos nuevos

Desde 2011, todos los coches fabricados en los 27 países miembros deben equipar luces de conducción diurna, aunque la obligatoriedad no se extiende a los coches que ya estaban en uso antes de que se implantara la normativa. En todo caso, su uso es recomendado por la UE y por la Dirección General de Tráfico (DGT), que aconseja a los conductores sin esta tecnología que, en su defecto, activen las luces de cruce durante el día, sobre todo en los meses de menor luz del año.

Su uso no debe alterar la conducción

Las luces de conducción diurna no sustituyen al resto de la iluminación del vehículo, puesto que están concebidas y fabricadas para funcionar durante el día y no para iluminar. Su efectividad es la mayor, por lo tanto, cuando el conductor mantiene los mismos hábitos de conducción segura que tendría si no contara con el sistema.

Luces respetuosas con el medio ambiente

Las luces LED que equipan la gran mayoría de los vehículos con luces de conducción diurna son mucho más eficientes que otras bombillas, porque requieren menos de la mitad de energía que una bombilla tradicional. Duran 6 veces más, emiten menos carbono y no tienen en su interior mercurio ni vapor de mercurio, lo que las convierte en más respetuosas con el medio ambiente. Su vida útil puede alcanzar las 50.000 horas, una cifra muy superior a la de cualquier otro tipo de lámpara. Viaja seguro con tus cristales en perfecto estado gracias al servicio de reparación de lunas de Carglass. ¡Pide cita ahora!  
Deje un comentario

Post Similares