Conduce seguro
En Conduce seguro te ofrecemos información sobre seguridad vial; puntos negros, radares, revisiones, trucos y consejos para una conducción segura. Viaja con la garantía de un trayecto sin ningún imprevisto.

Conducir con niebla: tips y consejos

Conducir con niebla.

Conducir es una actividad que hacemos a diario y que, por lo general, no supone un riesgo si se cumplen las normativas de seguridad vial. No obstante, hay determinadas situaciones en las que la conducción se complica y nos obliga a aumentar la precaución, como cuando nos disponemos a conducir con niebla.

La niebla es un fenómeno meteorológico que consiste en la presencia de nubes cerca o a nivel del suelo, formadas por pequeñas partículas de agua en suspensión que reducen la visibilidad a menos de un kilómetro. Es muy peligrosa, ya que su presencia aumenta las posibilidades de tener accidentes, pero no es imposible conducir en estas condiciones. 

No obstante, hay que aumentar la precaución y la atención en la carretera. Nosotros en este post te contamos los mejores consejos para conducir con niebla. ¡Toma nota!

Consejos para conducir con niebla seguro

Utiliza de forma correcta las luces

Las luces de posición siempre deben estar accionadas, así como las de cruce siempre que vayas a conducir con niebla, sea de la densidad que sea. Lo que no debes hacer nunca es encender las largas, porque estas se reflejan en la propia niebla e impiden tener una buena visibilidad, además de deslumbrar a otros conductores. 

En cuanto a las luces antiniebla, debes saber que las delanteras no son obligatorias pero las traseras sí en caso de niebla densa. Esto facilitará que los conductores que circulen por detrás de tu vehículo puedan verte con facilidad. Si la niebla no es muy densa y hay posibilidad de deslumbrar a los demás, procura apagarlas y nunca las uses en atascos. Regular las luces del coche de forma correcta en estos casos es muy importante.

Sigue la regla de las 3V

En cualquier situación, no respetar la distancia de seguridad aumenta el riesgo de colisión, y más aún cuando hay niebla. En este sentido, la Dirección General de Tráfico (DGT) establece la regla 3V, en la que se debe cumplir la siguiente ecuación: Visibilidad = Velocidad = Vehículo delantero. Esto quiere decir que ante una situación de visibilidad a 30 metros (por ejemplo), se debe circular a 30 kilómetros por hora y se debe mantener una distancia de 30 metros con el vehículo que circula delante. 

Asimismo, es importante aumentar la distancia de seguridad y reducir la velocidad, hasta adecuarla a las condiciones de visibilidad. Ante la presencia de niebla, levanta el pie del acelerador y acciona el freno de manera progresiva, nunca de golpe para no asustar al conductor que viene detrás. Además, debes activar el freno con anterioridad y de manera intermitente para que el que circule por detrás tome las precauciones necesarias.

Es importante seguir estas pautas de frenado para poder lidiar con el llamado hielo negro: un fenómeno que ocurre cuando hay una temperatura de cero o menos grados y la niebla entra en contacto con el asfalto. Esto hace que se generen placas de hielo que pasan desapercibidas a la vista y resultan muy peligrosas.  

Mantén el parabrisas en buenas condiciones

Es importante mantener el parabrisas libre de humedad. Por ello, si durante la conducción aparece vaho, lo mejor es dirigir la ventilación hacia los cristales. Si esto no fuera suficiente, será necesario abrir las ventanas para dejar circular el aire e igualar la temperatura exterior e interior. Si notas desperfectos, lo recomendable es reparar o sustituir el parabrisas lo antes posible.

Asimismo, con la idea de mantener la luna limpia y libre de elementos que reduzcan la visibilidad, es importante activar el limpiaparabrisas de manera intermitente a lo largo de todo el trayecto con presencia de niebla. 

Otras recomendaciones para circular con niebla

  • Recuerda circular siempre por la derecha y evita efectuar adelantamientos. Además, nunca te confíes de las maniobras que hace el vehículo de delante, debes guiarte por la línea blanca de la derecha de la calzada para efectuar el recorrido de manera segura. 
  • Evita el ruido, quita la música o la radio. Cuando la vista se ve mermada, el oído se agudiza y te puede alertar de la presencia de otros vehículos, sobre todo en los cruces.
  • Si la niebla es muy densa y te impide circular, para el vehículo en un lugar seguro. Si no es posible, hazlo en el arcén derecho, con las luces de emergencia puestas, ponte ropa de abrigo y el chaleco reflectante encima y avisa por teléfono. No obstante, lo más recomendable es parar en una vía de servicio. 
  • Es mejor llegar tarde que no llegar nunca, no tengas prisa. Avisa a quienes vayan a estar en tu lugar de destino de que hay niebla y que te retrasarás, pero no aceleres para llegar cuanto antes.
Compartir en
Deje un comentario

Post Similares