Coche a punto
¿Quieres que tu coche esté en perfectas condiciones? En Coche a punto ponemos a tu disposición todas las respuestas sobre el mantenimiento de tu automóvil, revisiones y aspectos técnicos de interés. ¡Preocúpate solo de disfrutar de tu viaje!

La prueba de la opacidad en la ITV

Pasar la revisión de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un trámite que numerosas personas consideran complejo. Por otro lado, en el marco de cada una de estas inspecciones, podemos considerar que existen pequeñas ITV particulares. Nos referimos a exámenes parciales de partes del coche. Uno de ellos sería la prueba de opacidad de la ITV.  

¿En qué consiste el test de la opacidad?

Básicamente se trata de una prueba cuyo objetivo es el de medir los humos negros que desprende el uso de tu automóvil. En este sentido, se realizarán tres mediciones de los gases y se sacará una media entre ellas. Pueden llegar a ser realizadas incluso ocho mediciones. 

El contenido de estas mediciones es el siguiente: se acciona el motor desde el ralentí hasta el corte de inyección o la velocidad de desconexión. Se produce una aceleración en el vacío. Con la intención de no ocasionar daños en el motor este accionamiento se llevará cabo con el propulsor a su temperatura ideal (80 ºC) y las luces, la radio y todos los elementos auxiliares que gastan energía apagados. Por otro lado, te conviene conocer los límites de gases diésel que se aplican. Presta atención.

  • Matriculaciones desde el 1 de julio de 2008: 1,5.
  • Vehículos diésel atmosféricos matriculados antes del 1 de julio de 2008: 2,5.
  • Vehículos turboalimentados matriculados antes del 1 de julio de 2008: 3.
  • Automóviles con niveles de emisión en ITV Euro VI y Euro 6: 0,7.
  • Automóviles matriculados antes del 1 de enero de 1980: exentos de la prueba. 

Los cambios de estas pruebas a los que te has de adaptar

Por otro lado, en la línea de reducir las emisiones de gases contaminantes y evitar escándalos como el del falseamiento de las pruebas por parte de Volkswagen, el sistema de medición de la opacidad se ha ido haciendo más exigente. En este sentido, desde el 1 de enero de 2019 los coches que veas en los concesionarios, salvo los últimos de sus series, tienen que expresar los indicadores de medición en un nuevo sistema. Nos referimos al modelo WLTP. Recuerda que estas medidas influyen a los fabricantes, por lo que no te tienes que preocupar de su cumplimiento.

Respecto a la superación de la ITV, has de saber que desde el 20 de mayo de 2018 no llevar la pegatina de opacidad ya no es una falta leve, sino que será sancionada como una grave. Por lo tanto, si no te la conceden, te arriesgas a no pasarla y que tu coche no pueda circular dentro de la legalidad. La pegatina de opacidad es la que informa, en función de la directiva comunitaria 72/306/CEE, del coeficiente de absorción del automóvil que la lleva. 

Si tu vehículo no está en condiciones de contar con esta pegatina, no tardes en llevarlo al taller, donde los primeros componentes que revisarán serán el sistema de escape y los filtros del aire. Si esta supervisión no es suficiente, se abordaría el estado de la inyección. 

En definitiva, de la opacidad en la ITV puede depender que circules con tu vehículo conforme a la ley, así que desde Carglass te recomendamos que consigas su etiqueta.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares