Coche a punto
¿Quieres que tu coche esté en perfectas condiciones? En Coche a punto ponemos a tu disposición todas las respuestas sobre el mantenimiento de tu automóvil, revisiones y aspectos técnicos de interés. ¡Preocúpate solo de disfrutar de tu viaje!

¿Cuáles son las características de un cristal laminado?

características cristal laminado
Seguro que te suena el término y lo habrás oído muchas veces. Los cristales laminados están al orden del día, pero puede que no sepas exactamente cuáles son sus características y su importancia en la seguridad de los ocupantes del vehículo. Su relevancia es tal que desde el año 1983 es obligatorio que todos los parabrisas sean de cristal laminado. Además, el proceso de fabricación debe cumplir con otra serie de normativas de homologación, como son las pruebas para comprobar la visibilidad en caso de rotura o la resistencia del cristal frente al golpe de algún objeto, al choque del conductor o del copiloto, cambios de temperatura... Por eso, es muy importante que en el momento en que tengas que sustituir el parabrisas te cerciores la luna posee todas las homologaciones que la ley exige. En Carglass® siempre utilizamos lunas que cumplen con todos los requisitos legales.

Las lunas como elemento principal de la seguridad

Fue a principios del siglo XX cuando se comenzaron a introducir las lunas en los coches pensando fundamentalmente en proteger a los ocupantes de los agentes externos. Con el paso del tiempo, los cristales han experimentado varios procesos hasta convertirse en la actualidad en un elemento de seguridad con una alta resistencia. En un principio, el parabrisas del vehículo consistía en un cristal templado bastante frágil ante cualquier impacto. Sin embargo, a partir del año 1983, con el Reglamento 43 de la Comunidad Económica Europea, se estableció que todas las lunas delanteras debían estar fabricadas con cristal laminado. Aunque a simple vista ambos tipos de cristales parezcan iguales dado que su apariencia es transparente, sus características mecánicas son diferentes.

¿En qué consiste un cristal laminado?

 De forma aproximada, los vidrios laminados están compuestos por dos láminas de cristal que tienen un grosor de 2,1 milímetros y una lámina intermedia de butiral de polivinilo (PVB) que se encarga de unir las dos capas anteriores. El proceso de fabricación conlleva tres fases que se definen como corte y serigrafía, moldeo y ensamblaje.   características de un cristal laminado La principal ventaja que ofrecen las láminas de lo cristales del coche se encuentra en la función que desempeña la lámina central, que impide que el cristal se desprenda en caso de rotura por un impacto. Además, un cristal laminado ofrece una resistencia mecánica mayor frente a cualquier golpe. Tanto en un caso como en otro, este tipo de vidrio contribuye a la seguridad de los ocupantes durante los desplazamientos, reduciendo en gran medida la aparición de lesiones. Respecto al resto de lunas del coche, en la mayoría de los casos se siguen fabricando de cristal templado, excepto en algunos modelos de gama alta. Para no poner en riesgo la integridad de los pasajeros, estos cristales se producen de tal forma que en caso de accidente, aunque las lunas se rompan, los trozos que se desprenden son redondeados y no causan daños graves. En definitiva y de acuerdo con la Directiva Europea 2001/92, un parabrisas tiene que cumplir con los siguientes objetivos: reducir al máximo las lesiones en caso de rotura, soportar los esfuerzos y las tensiones durante la circulación, ofrecer una transparencia absoluta y mantener un nivel de visibilidad adecuado después de un impacto. Por eso, es importante que pongas atención al estado de tu parabrisas ya que es un elemento esencial para evitar lesiones graves en un accidente.
Deje un comentario

Post Similares