¡Buen Viaje!
¿Te gusta viajar? ¿Eres de los que se lanzan a la aventura de explorar nuevos lugares? En ¡Buen viaje! te ofrecemos rutas y planes en coche, trucos de ahorro y consejos de mantenimiento para disfrutar de un viaje inolvidable.

La ruta de la plata en coche: tu guía más completa

La Ruta de la Plata en coche.

Si estás pensando en hacer una ruta en coche que te deje disfrutar del placer de conducir y además te ayude a conocer puntos de interés cultural, gastronómico y natural, debes conocer la Ruta de la Plata. Esta vía une el norte y el sur peninsular por el oeste y encuentra su origen en las rutas comerciales utilizadas por los tartesios hasta el año 218 a.C, cuando los romanos decidieron crear una red de calzadas que sirvieron como vías de comunicación para el comercio.

Origen y etimología 

Aunque su nombre puede hacernos pensar que por ese camino se transportaba plata, la realidad es muy distinta. Su nombre proviene del vocablo árabe ‘al- Balat’ que significa ‘camino empedrado’, haciendo referencia a su condición de trazado de origen romano utilizado como una vía comercial para el transporte de mercancías y ejércitos, convirtiéndolo en un camino estratégico. 

Para el Imperio Romano, esta calzada era una vía comercial y de expansión cultural que afianzó su presencia en la Península. Por ella circulaban tropas, comerciantes y viajeros; se trataba de un motivo de difusión de la cultura romana. Tras la presencia de estos, La Plata ha sido usada por árabes y cristianos en la Edad Media hasta afianzar su estatus de red de comunicaciones de la Península Ibérica. 

En sus inicios, esta calzada se conocía como Vía de la Plata y unía Augusta Emerita (Mérida) y Asturica Augusta (Astorga) en un tramo de 470 kilómetros. En el siglo XX, con la construcción de las carreteras N-630 y A-66, La Plata se vio modificada, viendo alargada su longitud hasta Gijón por el norte y hasta Sevilla por el sur. A día de hoy la identificamos con la autovía A-66 y recorre todo el lado occidental de España, el punto de inicio es Sevilla y el de final Gijón, o viceversa.

En la actualidad tiene un eje de 810 kilómetros que va desde Andalucía hasta Asturias, pasando por Extremadura y Castilla y León. Asimismo, abarca siete provincias, entre las que se encuentran Sevilla, Badajoz, Cáceres, Salamanca, Zamora, León y Asturias. Esta ruta se puede realizar indistintamente de norte a sur o de sur a norte y se tarda en recorrerla 72 horas, que se verán incrementadas a una semana si paramos a visitar todos los lugares de interés que la rodean. ¡Ten en cuenta como organizar tu viaje para disfrutar al máximo sin malas experiencias!

La Ruta de la Plata en coche

Esta vía supone la unión de la cornisa cantábrica con el sur de España, lo que nos va a permitir ver cómo el paisaje varía a medida que avanzamos kilómetros. Pasaremos del verde de los prados asturianos, al paisaje más árido y despejado del sur de Castilla y León y al paisaje de huertos y campos de cultivo extremeños y andaluces. 

Lo importante de esta aventura no es el viaje, sino el camino. Recorrer cada kilómetro de la Ruta de la Plata es recorrer la herencia romana que persiste en nuestro país. Durante el viaje en coche, nos vamos a encontrar con diferentes pueblos, ciudades, circos, anfiteatros, termas, puentes, fortalezas, teatros, templos, arcos y acueductos, todo ello dentro de paisajes de naturaleza difíciles de olvidar. Para disfrutar del paisaje y conducir de manera segura, ten en cuenta optimizaciones como el tratamiento antilluvia y antimosquitos.

Para recorrer la Ruta de la Plata puedes diseñar tú mismo tu itinerario en función de tus gustos. Te recomendamos que te tomes una semana de desconexión para disfrutar de este gran patrimonio histórico que algunos llegan a denominar como ‘La Ruta 66 Ibérica’. A continuación te mostramos los principales puntos de interés: 

Asturias

Esta Comunidad Autónoma ocupa 76 kilómetros de la Ruta de la Plata. El principal punto de interés y que no puedes obviar es Gijón. La belleza de este lugar no deja indiferente a nadie. Durante el viaje, podrás visitar la Playa de San Lorenzo, el Parque Arqueológico de la Campa de Torres del año 490 a.C., la Villa Romana de Veranes o las termas de Campo Valdés. 

Además, podrás disfrutar de sus calles y de su barrio pesquero de Cimadevilla donde se encuentra en Palacio Revillagigedo, la casa natal de Jovellanos y un sin fin de opciones más. Asimismo, tendrás la opción de visitar otras localidades como Llanera, Ribera de Arriba (que también forma parte del Camino de Santiago), Mieres, Aller o Lena. Todos ellos, con una gran oferta de monumentos y puntos de interés.

Castilla y León

Es la etapa más larga de la Ruta de la Plata, consta de 330 km. En ella se incluyen ciudades señoriales como León, Zamora y Salamanca además de múltiples pueblos y comarcas que nos permitirán conocer la verdadera esencia de Castilla, como Pola de Gordón, La Bañeza, Benavente, Guijuelo, Granja de Moreruelas, Jerez de los Caballeros o Béjar.

Ciudad de Salamanca en la Ruta de la Plata en coche.

León es la historia hecha ciudad. En ella podrás visitar la muralla, las criptas romanas y, por supuesto la inigualable Catedral Gótica de Santa María de León del siglo XIII. Hacer un alto en el camino para perderse por las calles de León merece realmente la pena. Por otro lado, Salamanca es sinónimo de belleza e historia. Su principal atractivo es su majestuosa universidad y la belleza de su plaza mayor. Aunque también podrás disfrutar  de la Casa de las Conchas, las dos catedrales, la Casa Iris, su gastronomía y sus calles empedradas. 

Por su parte, Zamora es un lugar que no tiene la fama que se merece. En esta ciudad podremos encontrarnos con las cabañas de Sayago y una infinidad de mosaicos y monumentos fruto de su etapa romana. Un punto de interés es la Catedral románica del Duero caracterizada por una gran cúpula inspirada en las bizantinas, así como varias iglesias románicas como La Magdalena, San Cipriano, Santiago del Burgo o Santa María de la Horta. Cuenta, además, con un precioso casco antiguo creado en los siglos XI y XIII y con miradores sobre el Duero.

Extremadura 

Cuenta con 300 kilómetros dentro de la Ruta de la Plata y su principal atractivo es Mérida, la ciudad romana por antonomasia.  El teatro y anfiteatro, el circo, el acueducto, el templo de Diana, el Arco de Trajano, las termas y el Museo Nacional de Arte Romano son los principales puntos de interés de este patrimonio histórico. 

Asimismo, podrás disfrutar de diferentes municipios históricos tanto en la provincia de Cáceres como en la de Badajoz, como Los Barruecos, Hervás, Plasencia, Casar de Cáceres, la propia ciudad de Cáceres y Aldea del Cano por un lado; y Almendralejo, Los Santos de Maimona, Zafra, Calzadilla de los Barros, Fuente de Cantos, Montemolín, por el otro. Es necesario destacar la visita obligada al Valle del Jerte en primavera, un paisaje que se tiñe de rosa con el cerezo en flor. 

Andalucía

Esta es la última parada (o la primera si prefieres empezar por el sur). La Ruta de la Plata supone 115 kilómetros en esta Comunidad Autónoma y engloba las ciudades de Carmona y Sevilla. En la primera, podrás disfrutar de la necrópolis donde se encuentran las tumbas del Elefante y de Servilia, de su anfiteatro del siglo I a.C, la Plaza Arriba que formaba parte del foro romano, la Puerta de Córdoba y, por supuesto, el Puente Romano. También encontraremos monumentos religiosos como Santa Clara y la iglesia de San Pedro con la ‘Giraldilla’. 

Por su parte, Sevilla es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a la Catedral y la Giralda, así como por el Real Alcázar y el Archivo de Indias. Tampoco te puedes ir sin visitar la plaza de toros Real Maestranza, la Torre del Oro o la espectacular Plaza de España. De la época romana encontramos la Casa Pilatos, el Palacio de Lebrija y el de Dueñas, así como las piedras romanas de la Giralda, las columnas de la Alameda de Hércules, el templo de la calle Mármoles y los restos del acueducto de los Caños de Carmona.

Compartir en
Deje un comentario

Post Similares