OMGlass!
Prepárate para quedarte con la boca abierta y sorpréndete con nuestras curiosidades sobre el mundo del motor. En Oh my glass! encontrarás información, historias y datos alucinantes sobre el automóvil. ¡No te lo pierdas!

Renting o comprar coche: Ventajas y desventajas

renting-o-comprar-coche

Por si fueran pocas las preguntas que uno se hace cuando decide, o se ve obligado, a cambiar de coche, en los últimos años hemos añadido una más. ¿Renting o compra?, ¿Buscas la comodidad de un todo incluido o prefieres tener el coche en propiedad?

Hasta hace relativamente poco, esta opción se ofrecía en exclusiva a autónomos y empresas por los beneficios fiscales que tiene. Sin embargo, actualmente las compañías que se dedican a este negocio también ofrecen ya esta posibilidad a particulares. 

¿Qué es el renting?

El renting es un alquiler de coche a largo plazo de una duración aproximada de entre dos y cinco años. El conductor paga una cuota mensual fija y disfruta del vehículo como si fuera suyo. Una vez finalizado el contrato, el coche volvería a la empresa propietaria. 

Además, en este acuerdo se fijarán diferentes cláusulas como cuál será el kilometraje. Deberás calcular bien cuántos kilómetros tienes pensado recorrer con el vehículo porque pasarse del límite marcado tendrá una penalización que siempre suele ser más alta que la bonificación por realizar menos.  Por otro lado, y a diferencia de un leasing, en la cuota mensual estarán incluídos los gastos de mantenimiento del vehículo, seguro del coche, posibles reparaciones, etc.

Existen dos tipos de renting en función del tipo de contrato que se firme:

  • Fijo: El arrendatario escoge el modelo y/o las características del automóvil que quiere estrenar. Tienen un contrato de media o larga duración con diferentes cláusulas a cumplir. 
  • Flexible: No existe ningún compromiso en relación a la duración del contrato. El arrendatario puede devolverlo cuando ya no lo necesite, abonando exclusivamente los días que ha hecho uso del vehículo, sin penalizaciones. 

Qué es mejor: ¿Renting o compra?

No existe una respuesta universal y en función de si eres una empresa, autónomo o particular tus necesidades también cambiarán y siempre habrá una opción que se adapte mejor a ellas. Es por ello que se deben tener en cuenta todas las posibilidades y valorar las ventajas e inconvenientes que ofrece tanto el renting como la compra. 

A grosso modo, el renting ofrece muchos beneficios. Una de las principales ventajas es que el arrendatario, como comentábamos anteriormente, no deberá preocuparse de costes derivados del mantenimiento del vehículo. En la compra, serás tú quién se haga cargo de gastos como el seguro, reparaciones, impuestos, revisiones o la misma matriculación. 

Renting-comprar-coche-Ventajas-desventajas

El renting además ofrece al cliente la posibilidad de renovar en un período relativamente corto de tiempo el vehículo. Así, podrá cada período de tiempo disfrutar de un coche nuevo adaptado a las necesidades económicas y de desplazamiento, así como aquellas referentes al mismo diseño y características del automóvil. 

En este sentido, en el renting una vez el coche ha cumplido con las expectativas y funciones deseadas, si ha finalizado el contrato, el arrendador puede desentenderse completamente de los siguientes pasos que, en caso de compra tendría que hacer. Si tienes un vehículo en propiedad y quieres cambiarlo por otro, deberás poner el antiguo a la venta. Eso sí, hay que tener en cuenta que cancelar el contrato de renting antes de la fecha marcada, conlleva una importante sanción económica que el arrendatario deberá pagar. 

La opción de renting posiblemente sea la más barata. Sin embargo, la compra de un vehículo tiene un aspecto necesario a valorar pensando en el futuro. Al tener el coche en propiedad, podrás amortizarlo durante más tiempo y por tanto, abaratar el coste final que hayas pagado. 

Las ventajas fiscales del renting

Si eres empresa o autónomo se suman una serie de ventajas fiscales. El renting se convierte en instrumento financiero a largo plazo con beneficios para las empresas ya que, evitan la inversión inicial de la compra de un vehículo. Así, el coche no se incluirá en el balance contable de la misma y a nivel fiscal, la cuota mensual se podrá deducir siempre que esté relacionado con la actividad empresarial.

En el caso de los autónomos, también existe la posibilidad de deducción de la cuota en el Régimen de Estimación Directa del IRPF. Por otro lado, para los particulares los beneficios se reducen considerablemente. El IVA incluído en las cuotas mensuales del contrato de renting, a nivel particular, no serán deducibles en la renta.

Deje un comentario

Post Similares