LSEV, coches fabricados con impresoras 3D

¿Te imaginas meter en una coctelera una impresora 3D y un diseño de coche 100% eléctrico? El resultado, aunque nos parezca increíble, se asemeja bastante a la idea que teníamos del futuro y el nombre que recibe es LSEV.

Seguro que en más de una ocasión vas a escuchar hablar de este vehículo, ya que se trata del primero que se fabrica por completo con una impresora 3D. Hasta ahora, esta tecnología sólo se había utilizado en el sector de la automoción para producir distintas piezas, pero nunca un modelo por completo. Esto nos demuestra que otra forma de crear es posible, consiguiendo una importante economía de tiempo y coste en comparación con un coche convencional, tal como lo ha demostrado la compañía china Polymaker que se ha encargado de este trabajo.

Quizás lo más sorprendente que rodea a este prototipo es que se ha llegado a materializar en tan solo 3 días. El diseño del LSEV es muy parecido al de un Smart, aunque su peso se reduce a la mitad. Sin duda todos sus atributos lo convierten en un coche idóneo para conducir por ciudad ¡y solo cuesta 8.500 euros!

 

La realidad de los coches impresos

 El proceso de fabricación del LSEV se ha llevado a cabo creando cada componente por separado. En el caso de que estés cuestionando la seguridad de este modelo, te contamos que algunos de los elementos más importantes como el chasis, el parabrisas, los neumáticos, los asientos y las ventanillas se han producido siguiendo las técnicas tradicionales y utilizando los materiales adecuados.

 

 

Gracias a este proyecto, el desenlace ha sido un vehículo que solamente alberga 57 componentes de plástico; una cifra insignificante si la comparamos con las 2.000 piezas aproximadamente que tiene cualquier coche.

En su interior, la sencillez también es una de las grandes protagonistas de este modelo fabricado con impresoras 3D. En su habitáculo se alojan los mandos indispensables para conducir, junto con una tableta donde aparece la información de los parámetros del coche.

Respecto a sus características técnicas, aún se desconoce la potencia de su motor eléctrico, sin embargo, es oficial que el LSEV puede llegar a circular a una velocidad de hasta 70 km/h y su autonomía es de 150 kilómetros. A pesar de los datos que ha ofrecido la compañía, tendremos que esperar hasta el año 2019 cuando empezarán a llegar las primeras entregas para comprobar su funcionamiento real.

Otras de las grandes ventajas de fabricar un vehículo de este modo radican en la posibilidad de ejecutar una mayor personalización y al mismo tiempo corregir rápidamente los posibles errores que se originen durante el proceso. De hecho, este coche impreso sólo se podrá adquirir solicitándolo de forma directa a la fábrica, cuya lista de pedidos ya supera las 7.000 unidades.

Si te atrae la idea de desplazarte en un coche fabricado con impresoras 3D, puedes pedir ya tu modelo a la compañía Polymaker, pero sin perder de vista que aunque se trate de un modelo diferente, la seguridad y fiabilidad al volante deben continuar siendo una prioridad.

 

¡Únete a la conversación! (0)


Puede que también te interese

Promoviendo la Movilidad Sostenible
En la actualidad, la movilidad sostenible se ha convertido en un tema crucial en la agenda urbana de muchos países. La importancia de promover la movilidad sostenible radica en ...
Orígenes y evolución del coche tuneado 
El tuning de vehículos consiste en modificar y personalizar automóviles para mejorar su rendimiento, apariencia o ambos. Estas modificaciones pueden incluir cambios en el motor,...