Coche a punto

¿Quieres que tu coche esté en perfectas condiciones? En Coche a punto ponemos a tu disposición todas las respuestas sobre el mantenimiento de tu automóvil, revisiones y aspectos técnicos de interés. ¡Preocúpate solo de disfrutar de tu viaje!

¿Qué escobillas lleva mi coche?

Las escobillas que lleva mi coche

Como bien sabrás, uno de los elementos clave para una conducción segura son las escobillas o limpiaparabrisas. Siendo consciente de esto, seguro que muchas veces te has preguntado: ¿Qué escobillas lleva mi coche? Mantenerlas gastadas puede ser un peligro en la carretera, sobre todo si hablamos de días de lluvia. Hoy vamos a hablaros de cuándo debemos cambiarlas, los tipos que hay y cómo se instalan.

¿Cuándo debemos pensar en cambiar las escobillas?

Las escobillas suelen tener una vida media de seis o doce meses, a partir de los cuáles, debemos ir comprobando periódicamente su estado. Se trata de un periodo aproximado, por supuesto, si antes de este tiempo notas que están gastadas y ya no ejercen correctamente su misión, cámbialas sin esperar ni un segundo.

Las escobillas tienen como función apartar el agua del cristal y también, no menos importante, la suciedad que se va acumulando en las lunas de nuestro coche. Así es que van sufriendo un desgaste progresivo que las va erosionando. Y no sólo se desgasta la propia goma de la escobilla, sino también sus puntos de anclaje (los que la unen al vehículo). Los fenómenos meteorológicos a los que son sometidas en carretera y cuando el coche está en reposo en la calle, también aceleran el desgaste.

Cuando las escobillas están muy gastadas es fácil identificarlo, suelen tener la goma curvada, quebradiza o directamente, rota. Además, suelen generar ruidos molestos y vibraciones cuando se activan. Si no estás muy seguro del estado de tus escobillas, realiza la prueba mojándolas con agua y activando el barrido. Si la luna no está completamente nítida y necesita hacer varios barridos para completar su tarea, es síntoma de que empiezan a estar gastadas.

¿Qué tipos de escobillas existen?

Tenemos dos tipos de escobillas o limpiaparabrisas pero, ¿qué escobillas lleva mi coche? Pues depende.

Por un lado, están los limpiaparabrisas tradicionales, fabricados íntegramente en metal y en ellos, la goma está fija. Por otro lado, están los limpiaparabrisas de nueva generación, en los que la pieza entera es de goma flexible.

¿Cómo cambiar las escobillas de mi coche?

Una vez que estés decidido a cambiar las escobillas de tu vehículo, debes tener en cuenta que es mejor que te las cambie un mecánico experto y así asegurarte que estarán correctamente ajustadas y en óptimo estado de funcionamiento. Sin embargo, si eres de aquellos a los que les gusta el do it yourself, te indicamos a continuación los pasos que debes seguir para que puedas hacerlo tú mismo.

  1. Debes elegir el adaptador que se corresponda con el tipo de brazo del limpiaparabrisas.
  2. El adaptador de la escobilla se coloca siguiendo las instrucciones que explique el manual que corresponda en cada modelo.  
  3. La segunda pieza a colocar se llama: oscilante, y se debe enganchar con el brazo del limpiaparabrisas.
  4. Cuando estén colocadas, debes retirar las escobillas antiguas presionado el botón de extracción.
  5. Las nuevas se colocan insertando la pestaña de la escobilla en la ranura del brazo.
  6. Comprueba que funcionan correctamente, echando agua y dándole al barrido. Si las has colocado y funcionan correctamente, deberían dejar la luna como los chorros del oro.

Desde Carglass, te ofrecemos nuestras escobillas Bosch. Si decides comprarlas con nosotros, la instalación te sale completamente gratuita.

Dicho esto, solamente nos queda aconsejarte que un correcto mantenimiento de las escobillas prolonga su vida útil. Evita echar líquidos que no sean liquido anti-parabrisas, como agua y otros, puesto que pueden congelarse o estropear el caucho con el que están hechas las escobillas.

Compartir en

Deje un comentario

Post Similares