¿Qué partes del coche son recicladas al final de su vida útil?

partes del coche recicladas

A todo coche, tarde o temprano, le llega un día el final de su vida útil. Lo que muchos propietarios desconocen es que cerca del 90% de sus piezas se pueden reciclar y convertir en nuevos materiales con diferentes usos. A diferencia de lo que ocurría cuando, hace años, se entregaba un coche al desguace, hoy, con el tratamiento adecuado de las partes del coche recicladas, todo el proceso es mucho más amigable con el medio ambiente.

¿Cómo es el proceso de reciclaje?

El primer paso es que el propietario acuda a un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) con la tarjeta de inspección técnica, el permiso de circulación y la firma de la solicitud de baja que le será entregada en el CAT. Recibirá de éste el certificado de destrucción del vehículo y el justificante de la baja definitiva de la Dirección General de Tráfico, en el que se señala que el vehículo ya no consta en el Registro. A continuación, en el CAT se retiran del vehículo productos nocivos y contaminantes, como el aceite, el combustible o el líquido de los frenos, entre otros. Se comprueba qué elementos se pueden reutilizar y se separan, se clasifican y se almacenan, además de someter al coche a un control de calidad. El material inútil se envía, comprimido, a una empresa de reciclaje y fragmentación.

El reciclaje aprovecha los materiales que aún pueden resultar útiles, mientras que la fragmentación aplica una serie de procesos que dan como resultado la obtención de metales como el cobre o el aluminio, que se comercializan a plantas de siderurgia y otras empresas, muchas de las cuáles los funden.

¿A dónde va a parar las partes del coche recicladas?

  • Metales. La chapa del coche, así como los aceros de la estructura y el resto de metales, que incluyen el aluminio o el zinc, se reciclan hasta en un 75%. La gran mayoría pasa por fundiciones y van a parar a la industria siderúrgica.
  • Neumáticos. Es una de las partes del vehículo que cobra una segunda vida más diversas. Los neumáticos se convierten en asfalto, juguetes, pistas deportivas, suelo de parques infantiles, césped artificial e incluso algunos accesorios de ropa, como paraguas y guantes.  
  • Materiales plásticos. Los termoplásticos abundan en los coches actuales por su durabilidad y su bajo peso. El polietileno, el polipropileno y el ABS, que son los más comunes, están presentes en parachoques, revestimientos de puertas o salpicaderos. En su segunda vida se pueden convertir en juguetes, tuberías, aislantes de viviendas, contenedores y suelos.
  • Cristales. El parabrisas, como el resto de cristales del vehículo, se retira y se separa para ser transformado en objetos como botellas, agregado en materiales de construcción y otros vidrios. El parabrisas, al estar laminado y contener una lámina de butiral de polivinilo o PVF entre dos de cristal, necesita un tratamiento especial. Gracias a nuestros protocolos de respeto al medio ambiente, en Carglass reciclamos al año 3763 toneladas de cristal.
  Por su inferior impacto en el medio ambiente, en Carglass recomendamos siempre reparar el parabrisas, antes que sustituirlo. Por otra parte, nuestros centros gestionan los residuos procedentes de sus operaciones de forma responsable, reciclando el 100% de cada parabrisas. ¡Pide cita ahora!  

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


9 − = cinco